El cañonero colombiano Wílder Medina dijo el martes que siente que le "cortaron las piernas" al suspenderlo un año por una reincidencia en el consumo de marihuana, en medio de una racha goleadora tras superar una sanción similar.

"Estoy triste por la decisión", dijo Medina a la prensa. "A mí me sucedió como si a un pájaro le cortaran las alas, no puede volar. A mí me cortaron las piernas, tengo mucho para darle al fútbol".

Medina fue castigado apenas cuatro partidos después de volver de una suspensión de tres meses por positivos de marihuana en dos partidos del torneo Apertura en febrero, según la Comisión Disciplinaria de la liga profesional Dimayor. La nueva suspensión corresponde a un control positivo del 26 de marzo, dijo ese ente.

El presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, Luis Bedoya, reveló que recibió notas de la FIFA y de la Agencia Mundial Antidopaje en las cuales expresaron su inquietud por la brevedad de la sanción que se aplicó originalmente al delantero del Deportes Tolima.

Aunque el primer caso estaba juzgado, la Comisión aseguró que había otro en investigación, que resultó positivo y generó el nuevo castigo, dijo Bedoya.

El presidente del Tolima Gabriel Camargo reiteró el martes que apelará la sanción y que incluso podría recurrir a la justicia ordinaria.

Medina reapareció en la quinta jornada del torneo Clausura el 14 de septiembre y en cuatro partidos convirtió cinco tantos incluyendo dos dobletes.

"Si estuviera en las mismas (consumiendo marihuana), no tendría este rendimiento. Estoy marcando diferencia, tengo talento para estar en la selección, en el fútbol internacional", afirmó.

El futbolista de 30 años cree que es víctima de una injusticia.

"La verdad no se por qué vuelven y me sancionan, me parece injusto", opinó. "Me vuelven a suspender por algo que ya me habían castigado".

Medina, el menor de seis hermanos, quedó huérfano a los 15 años cuando acariciaba la idea de ser médico.

"Espero todo se solucione bien pero si me toca pagar un año seguiré trabajando con el Tolima si me lo permite", dijo. "Vengo de abajo, no dejaré morir a mi familia de hambre, ella depende de mí".

Después de la primera sanción, Medina comenzó un programa de rehabilitación por adicción.

"Ya dejé el consumo, no tengo ninguna dificultad, lo importante es evitar a las personas que lo hacen, la vida sigue, no volveré a caer", declaró en Ibagué, capital del departamento del Tolima, a Caracol Radio. "Ya lo demostré con hechos, gracias a Dios paré, está demostrado en los nuevos controles".

"A mí me tocó duro en las calles pero ya me resarcí de todo eso, este es el nuevo Wílder Medina", afirmó.