Las autoridades municipales de Savannah sostienen que no desean ver un alarde de sostenes en una de sus calles — aunque el objetivo es alertar sobre el peligro del cáncer de mama.

El gerente municipal Rochelle Small-Toney dijo a los miembros del concejo que las autoridades compararon la campaña con "lo apropiado de colgar ropa interior de un lado a otro en una de nuestras calles principales".

El diario The Savannah Morning News (http://bit.ly/oCPl6C) dijo que las radioemisoras locales querían que las residentes donaran sus sostenes, que serían colgados sobre la calle Broughton en cuatro cruces principales. Las autoridades dijeron que un concesionario local de automóviles acordó donar un dólar por cada sostén recaudado, hasta un máximo de 5.000 dólares.

Caroline Keller, presidente de la delegación local de la entidad Susan G. Komen, que promueve la conciencia sobre el cáncer de mama dijo que campañas similares han tenido lugar en otras ciudades sin problema alguno.