Dos personas murieron en una explosión provocada por un atacante suicida que hizo estallar un vehículo frente a una estación policial en el sur de Afganistán, dijeron el martes funcionarios afganos.

El jefe de la policía de la provincia Helmand, Tamaluddin Sherzai, dijo que el atacante esperaba que llegara un camión policial a la panadería situada a las puertas de la estación en la ciudad de Lashkar Gah y a continuación embistió al camión, detonando los explosivos que portaba en su vehículo.

Dos civiles, un hombre y un niño, murieron en la explosión, dijo Daoud Ahmadi, portavoz del gobierno provincial. Otras 26 personas resultaron heridas, entre ellas 10 policías y seis niños, indicó.

Un vocero talibán, Qari Yousef Ahmadi, atribuyó a su grupo la responsabilidad del ataque, que sucedió horas después de que el Talibán emitiera un comunicado formal en el que niega las versiones de que la insurgencia se ha dividido o que el grupo o cualquiera de sus aliados tiene vínculos con el gobierno paquistaní.

El comunicado indicaba que la insurgencia Talibán "se encuentra en su punto más fuerte y más unida que lo haya estado en cualquier otra etapa", y negó que el movimiento tenga bases en Pakistán.

Mientras tanto, en Kabul, las tensiones entre las diferentes facciones políticas aumentaron mientras cientos de manifestantes, encabezados por el ex jefe de inteligencia Amrullah Salé, acusaron al gobierno de llevar mal una investigación sobre el asesinato del ex presidente afgano Burhanuddin Rabbani, ocurrido la semana pasada.

Salé dijo que a los manifestantes que los funcionarios internacionales y lo el gobierno afgano deberían investigar la muerte de Rabbai, y agregó que no cree que las autoridades de Afganistán realicen una investigación honesta.