Por primera vez en su largo reinado de 32 años, Julio Grondona tendría un frente opositor cuando se presente a mediados de octubre para su reelección como mandamás del fútbol argentino.

Grondona, de 80 años, volverá a postularse el 18 de octubre para buscar su octava reelección como presidente de Asociación del Fútbol Argentino (AFA), a la que dirige con mano firme desde 1979.

Pero un grupo de dirigente encabezado por el presidente de Vélez Sarsfield, Fernando Raffaini, pretende acabar con el reinado de Grondona, que además es vicepresidente de la FIFA.

"Somos un grupo de dirigentes que queremos plantear una alternativa a la actual conducción de la AFA", dijo Raffaini, quien sería el encargado de presentarse como candidato. "Que haya otra opción en la AFA no es para asustarse".

Raffaini dice contar con el apoyo de clubes como Independiente, All Boys y Newell's Old Boys, entre varios otros.

Daniel Vila, presidente del club Rivadavia de Mendoza, es otro que busca ser candidato, pero al parecer no tiene apoyo entre los clubes.

El presidente de la AFA, según el estatuto, se elige en asamblea extraordinaria de la que participan 49 clubes: 20 de ellos son todos los de la primera división, y el resto de las categorías del ascenso. La votación es secreta.

La única vez que Grondona tuvo oposición fue en 1991 cuando el ex árbitro Teodoro Nitti se presentó en solitario y obtuvo un solo voto.

Las elecciones podrían postergarse por pedido de un club del interior del país que aspira tener voz y voto en esos comicios.