El gobierno venezolano ratificó el lunes que seguirá defendiendo los "intereses vitales" del país en la disputa limítrofe que mantiene con Guyana, y expresó preocupación por una presentación que hicieron este mes las autoridades guyanesas ante una instancia de la ONU sobre límites exteriores de la plataforma continental.

El gobierno respondió el lunes, a través de un comunicado de la Cancillería, a la presentación que realizó a inicios de mes Guyana ante la Comisión de Límites de Plataforma Continental de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre los límites exteriores de la plataforma continental, donde no se hizo ninguna mención a la disputa limítrofe que se mantiene con Venezuela desde hace más 50 años.

La Cancillería expresó inquietud por la acción que realizó Guyana sin informar a Venezuela, y ratificó que el gobierno "seguirá defendiendo los intereses vitales del país de la manera más firme, a través de los mecanismos de diálogo internacionalmente establecidos".

"El gobierno bolivariano actuando de manera responsable, ha procedido a evaluar esta situación irregular, para responder con acierto a la luz del Derecho Internacional y está tomando las acciones necesarias para preservar el derecho que la asiste respecto a la proyección de su fachada marítima", sostiene el comunicado.

Al evaluar la acción del gobierno guyanés, la Cancillería señaló que la presentación que se hizo ante la comisión de la ONU "no prejuzga de cuestiones relativas a la fijación de límites marítimos", pero si manifestó "preocupación" porque Guyana "no informó previamente de esta acción, a pesar de que existen mecanismos de comunicación fluidos como el del Buen Oficiante de la Secretaría General de la ONU, o el diálogo bilateral".

El gobierno rechazó los recientes comentarios que hicieron algunos opositores locales contra el presidente Hugo Chávez al que señalaron de mantener silencio frente a la acción de Guyana.

La Cancillería calificó la acción de los opositores como una "campaña de intrigas que la burguesía venezolana", y denunció que lo se busca es "manipular al pueblo venezolano desinformando sobre este tema tan sensible".

Chávez acordó el año pasado con su par guyanés, Bharrat Jagdeo, retomar el mecanismo del buen oficiante de la ONU para proseguir las negociaciones sobre el diferendo limítrofe del territorio del Esequibo que mantienen ambos países desde hace más de 50 años.

A finales del 2009 el mecanismo de mediación de la ONU se reactivó tras el nombramiento del profesor jamaiquino Norman Girvan como buen oficiante. El mecanismo estuvo paralizado por dos años luego de la muerte del diplomático Oliver Jackman, quien era el mediador del organismo internacional.

La reclamación del territorio Esequibo se encuentra en la instancia del secretario general de la ONU desde 1983, por convenimiento entre los dos países, según lo previsto en el Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Venezuela y Guyana mantienen desde el siglo pasado una disputa por la zona del Esequibo, que está ubicada al noreste del país y abarca una extensión de 159.500 kilómetros cuadrados que es rica en oro, bauxita, diamantes, maderas y petróleo.