Toyota lanzó el lunes en Japón su primer miniauto, respondiendo a un aumento de la demanda por los vehículos más ligeros, que son populares para viajes cortos.

Los minivehículos, o "kei", son definidos bajo las regulaciones japonesas como aquellos con una longitud máxima de 3,4 metros (11,15 pies), 1,48 metros de ancho y 2 metros de altura, además de una cilindrada de menos de 660 cc.

Los impuestos son más bajos para esos coches, que forman ahora una tercera parte de las ventas anuales de vehículos en Japón.

Toyota Motor Corp., el mayor fabricante de automóviles en el país, lanzó el Pixis Space, manufacturado por Daihatsu Motor Co.

Toyota planea otros dos miniautos para el mercado japonés, aunque no ha dicho cuándo los sacará a la venta. La compañía planea alcanzar 60.000 en Japón para los tres modelos.

El precio del Pixis Space comienza en 1,12 millones de yen (14.700 dólares).

Los miniautos son populares no sólo por razones de ahorro, sino también entre personas que usan los coches para viajes cortos o para ir al supermercado, además de aquellos que no consideran un automóvil un símbolo de status, como lo hacía la generación previa.

Además, son fáciles de manejar en las atestadas calles japonesas. Con el ingreso de Toyota al sector, se espera que arrecie la competencia.

Nissan Motor Co. y Mitsubishi Motors Corp., tienen una asociación bajo la cual Mitsubishi produce miniautos para Nissan.

Honda Motor Co. vende ya varios modelos de miniautos en Japón. Honda vendió 160.000 miniautos el año pasado, aproximadamente una cuarta parte de sus ventas totales en Japón.