Dominique Strauss-Kahn afirmó el lunes que posee inmunidad diplomática y le solicitó a un juez que desestime una demanda civil interpuesta por la mucama de un hotel de Nueva York que lo acusa de agresión sexual.

Los abogados del ex director del FMI presentaron la moción en una corte del distrito de Bronx. Alegan que los jueces locales no están habilitados para llevar el caso debido a que el período de Strauss-Kahn al frente del organismo mundial le concede inmunidad ante la demanda civil.

Los cargos de agresión sexual contra el diplomático francés, de 62 años de edad, fueron retirados recientemente luego de que los fiscales dijeron que habían perdido confianza en la credibilidad de la mujer, Nafissatou Diallo, de 32 años.

La mucama, inmigrante de Guinea, lo acusó de obligarla a practicar sexo oral en su suite el 14 de mayo.

En una reciente entrevista con la televisión francesa, dijo que el encuentro había sido un "error moral". Una escritora francesa lo acusa de tratar de violarla en el 2003.

Los abogados de Diallo, quien apareció en público en varias entrevistas, presentó la querella contra Strauss-Kahn el 8 de agosto en el Bronx mientras el proceso penal estaba todavía en marcha. La mujer no pidió una indemnización específica.

El abogado Kenneth Thompson dijo el lunes que el alegato de inmunidad diplomática fracasará porque Strauss-Kahn no es un diplomático oficial y estaba en un asunto "personal" cuando ocurrió el incidente.

Los abogados de Strauss-Kahn afirman en la demanda que su cliente mantuvo la inmunidad hasta que salió de Estados Unidos, poco después de que el primer caso fue anulado.

Los documentos de viaje de Strauss-Kahn llevan el sello de "DIPLOMATICO" y están firmados por el secretario general de las Naciones Unidas.