El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, no acudió hoy al Tribunal de Milán, donde se reanudó el juicio por el caso Mediaset, en el que está acusado de un supuesto delito de fraude fiscal.

En la audiencia de hoy los jueces decidieron prescindir de una decena de testigos solicitados por la defensa del mandatario, ante la dificultad de localizarlos, informaron los medios de comunicación italianos.

El abogado de Berlusconi, Niccolò Ghedini, explicó ante el Tribunal que el mandatario no había podido comparecer hoy puesto que había tenido que ir a Roma "por motivos imprevistos".

La próxima vista fue fijada para el 5 de octubre, cuando está previsto que sean interrogados dos testigos a través de una videoconferencia desde Montecarlo.

El abogado de Berlusconi indicó al tribunal que el primer ministro podría tener una serie de compromisos que le impedirían acudir a dicha vista, al igual que sus letrados.

El presidente de la primera sección del Tribunal de Milán, Edoardo D'Avossa, señaló, sin embargo, que la fecha de ese interrogatorio no puede ser aplazada puesto que se trata de un proceso sobre un delito que corre el riesgo de prescripción, en junio de 2014.

El Tribunal de Milán juzga la compraventa de los derechos de transmisión de películas estadounidenses por parte de Mediaset (el grupo audiovisual de Berlusconi que controla a la cadena de televisión española Telecinco) bajo la sospecha de un aumento artificial del precio real de los derechos para evadir dinero al fisco y desviarlo a cuentas en el extranjero.

Después de varios meses suspendido a la espera de que el Tribunal Constitucional se pronunciara sobre el último escudo judicial de Berlusconi, el juicio Mediaset se reanudó el 28 de febrero de este año con una audiencia a la que no acudió el primer ministro y en la que, por no presentar una instancia para excusar su ausencia por compromisos oficiales, fue declarado en rebeldía.

En una vista posterior, los jueces revocaron la declaración de rebeldía que dictaminaron sobre Berlusconi, que ha comparecido en una ocasión ante el tribunal milanés en el marco del proceso Mediaset, cuando el 11 de abril acudió al palacio de Justicia de la capital lombarda.

Este es uno de los cuatro procesos que Berlusconi tiene pendientes en el mismo tribunal, además del juicio Mills (corrupción en acto judicial), el caso Mediatrade (fraude fiscal y apropiación indebida) y el caso Ruby (abuso de poder e incitación a la prostitución de menores).

Los problemas judiciales de Berlusconi podrían ampliarse, después de que el pasado 22 de junio la Fiscalía de Milán pidiera el envío a juicio del mandatario por la publicación de escuchas telefónicas de procedencia ilícita en el diario "Il Giornale", propiedad de su hermano Paolo.