El quarterback de los Jets de Nueva York Mark Sánchez sufrió una "fractura menor" en la nariz, pero no tiene problemas para jugar y estará en el próximo partido, de visita en Baltimore.

Sánchez sufrió un golpe en la cara de un defensor de los Raiders de Oakland y terminó la derrota del domingo por 34-24 con una pantalla protectora en su casco, lo que seguirá haciendo por algunas semanas.

"Probablemente sea 'menor' para los demás, para él debe ser más que eso", dijo el entrenador Rex Ryan sobre una nueva lesión del mariscal de campo.

"Si a nosotros nos rompieran la nariz, pensaríamos que era algo más que menor", agregó. "Le dieron en la nariz pero lo que me encanta de Mark es lo competitivo que es".