Las grandes figuras de la sociedad de EE.UU. no tendrán que esperar a pasar a mejor vida para ser homenajeadas en los sellos postales del país, informó hoy el Servicio de Correos en un comunicado.

De este modo se pone fin a la norma, vigente durante años, de que las estampillas no mostraran a personalidades vivas.

Ahora el Servicio de Correos ha abierto al público la posibilidad de opinar sobre quién debe ser la personalidad que ilustre esta nueva etapa.

Antes de 2007, los sellos estadounidenses no podían llevar impresa la cara de ninguna persona que no hubiera fallecido al menos diez años antes. En esa fecha se redujo el lapso a cinco años.

Los presidentes del país representaban una excepción y podían ser recordados un año después de su muerte.

Además, el Servicio Postal dijo que consideraría la dedicación de estampillas a músicos famosos, estrellas deportivas, escritores y otras personalidades de Estados Unidos.

"Este cambio nos permitirá rendir homenaje a personas que han conseguido importantes logros y podrán disfrutar el honor en vida", dijo el director general de correos, Patrick Donahoe.

Las sugerencias de los ciudadanos serán recogidas a través de las cuentas de Facebook y Twitter del Servicio Postal, y también por correo ordinario.