Un tribunal en Japón condenó el lunes a tres ex ayudantes de un influyente legislador del partido de gobierno por irregularidades en el manejo de fondos, que provocó un escándalo político que propinó un grave revés a la deteriorada imagen pública del partido.

Ichiro Ozawa maquinó el histórico ascenso al poder del Partido Democrático de Japón en 2009 pero este año fue acusado de irregularidades en el manejo de fondos políticos. A partir del 6 de octubre será sometido a un juicio por separado sobre el caso.

La Corte de Distrito de Tokio dictó el lunes condenas de prisión suspendidas en contra de tres de los ayudantes de Ozawa por planear para no registrar un préstamo de 5,2 millones de dólares (400 millones de yenes) de Ozawa a su organismo de fondos en un acuerdo de 2004 sobre tierras en Tokio.

La afiliación de Ozawa al partido ha sido suspendida tras el escándalo pero sigue siendo una figura muy influyente.