La pobreza en la población urbana de Argentina se situó en el 8,3 por ciento durante el primer semestre de 2011, con una bajada de 3,7 puntos porcentuales respecto del mismo período del año anterior, informaron hoy fuentes oficiales.

El índice de indigencia se situó en el primer semestre del año en el 2,4 por ciento, 0,7 puntos porcentuales menos que en la primera mitad de 2010, indicó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

La estadística oficial señala que a finales de junio se encontraban por debajo de la línea de pobreza 455.000 hogares, que incluyen a 2 millones de personas.

De ese conjunto, 173.000 hogares, en los que viven 592.000 personas, se hallan bajo la línea de la indigencia.

La pobreza en Argentina ha disminuido progresivamente desde el extremo del 57,5 por ciento que registró en octubre de 2002, tras el estallido de la última crisis económica, una de las más severas que ha vivido el país.

La medición que realiza semestralmente el Indec, organismo cuestionado por economistas, dirigentes de la oposición y empleados del propio organismo, tiene en cuenta el nivel de vida en los 31 centros urbanos más poblados del país.