China planea cancelar o aplazar algunos intercambios militares con Estados Unidos, luego que Washington anunciase la semana pasada que va a mejorar la flotilla de aviones de combate F-16 de Taiwán, dijo el lunes un alto funcionario estadounidense.

La secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton se reunió el lunes con el canciller chino Yang Jiechi y llamó a Washington a reconsiderar la venta de armas, diciendo que la misma minaría la confianza entre las dos partes.

China considera a Taiwán como parte de su territorio y cortó sus lazos militares con Estados Unidos durante varios meses luego de la última venta grande de armas, incluyendo helicópteros Black Hawk, anunciada a inicios del 2010.

Esta vez la respuesta china fue más mesurada, al parecer porque Estados Unidos no acordó vender nuevos F-16, como lo desea Taiwán.

Estados Unidos está obligado, bajo una ley aprobada por el Congreso en 1979, a suministrar a Taiwán armamento para su defensa. El equilibrio militar en el Estrecho de Taiwán se ha inclinado grandemente a favor de China, luego que Beijing aumentase enormemente sus gastos militares en el último decenio.

En la reunión del lunes, Yang no amenazó con consecuencias específicas por la planeada venta, valorada en 5.850 millones de dólares. Pero el funcionario estadounidense dijo que funcionarios chinos en otras reuniones le dijeron que China iba a suspender, cancelar o aplazar algunos intercambios militares.

El funcionario no dio más detalles, y habló a condición de preservar el anonimato, debido a lo delicado de los contactos diplomáticos.

El gobierno de Obama ha profundizado lazos con Beijing, y considera los intercambios militares como mitigantes del riesgo de que fuerzas estadounidenses choquen con las de China en Asia oriental y el Pacífico.