La primera dama de Francia, Carla Bruni-Sarkozy, dice que no ha hablado mucho en público sobre su embarazo porque ha sido supersticiosa al respecto. Y porque de todos modos no es algo que le interese mucho a los franceses.

En una entrevista con la radio británica, la ex supermodelo y cantante de 43 años dijo que el embarazo es "algo muy banal", aun cuando sea una "maravillosa noticia" para ella.

"Soy supersticiosa, así que sí, he sido muy cuidadosa", dijo a la BBC. "Pero no hay mucho que decir. Hay tantas mujeres esperando hijos y dando a luz, y es tan poco interesante para el pueblo francés".

El presidente Nicolas Sarkozy, quien potencialmente enfrenta una dura campaña en las elecciones presidenciales del próximo año, se casó con Bruni en el 2008, menos de un año después de haber asumido el mando. Bruni tiene un hijo de una relación previa, y Sarkozy tres de dos matrimonios previos.

Bruni-Sarkozy dijo que "tocar la guitarra e ir de gira" es lo que más extraña. No habló de las elecciones presidenciales en fragmentos de la entrevista publicados el lunes en el sitio web de la BBC. La entrevista completa será transmitida el martes.

En una posible señal de que el trabajo de primera dama no es su predilecto, Bruni-Sarkozy habría dicho: "Mi vida de ensueño es simplemente volver a mi trabajo de tiempo completo y estar con mi familia. Sabes, sueños normales, sueños comunes que tiene todo el mundo".

La tímida ex modelo de cabello castaño, que una vez dijo a un entrevistador que sus "reacciones viscerales" eran de izquierda, también confió lo que la enamoró de Sarkozy, un conservador desenvuelto y determinado: sus conocimientos de jardinería.

"Cuando lo conocí, caminando por el jardín del (palacio presidencial del Elíseo), me seguía diciendo los nombres de todas esas flores", confesó. "Se sabe todos los nombres latinos, todos esos detalles sobre los tulipanes y las rosas".

"Me dije: 'Dios mío, tengo que casarme con este hombre, es el presidente y también sabe todo sobre flores. Es increíble'''.

Bruni-Sarkozy habló con la presentadora invitada Christine Ockrent, una conocida periodista en Francia que recientemente tuvo un alto cargo gerencial en la estación 24 TV de Francia. El reporte no especifica cuándo se hizo la entrevista.

Ockrent está casada con Bernard Kouchner, quien trabajó como ministro del exterior de Sarkozy por casi tres años y medio, y de quien se dice es buen amigo de Bruni-Sarkozy.

La primera dama nacida en Italia también apuntó que su hijo sería el primero nacido en el Palacio del Elíseo: "Supongo que el mundo moderno se está metiendo en la República Francesa, lo que no es malo".