Boeing Co. entregó el lunes la llave del primer Boeing 787 que estará en el aire a la aerolínea All Nippon Airways, durante una ceremonia en el campo Paine, cercano a una planta donde se arman estos jets de fuselaje ancho.

Cientos de personas se cubrieron de la lluvia bajo las alas de dos aparatos gigantescos 787. Boeing consideraba la ceremonia del lunes una meta muy esperada tras una demora de tres años.

El primer avión verdadero de All Nippon Airways (ANA) se encontraba en el centro de aviación Futuro de Vuelos, en las cercanías, y había una recepción VIP prevista para el lunes por la noche.

La ANA firmó el domingo los documentos de entrega y tenía previsto llevarse el martes por aire su primer avión, el cual entrará en servicio en noviembre en Japón.

El vicepresidente ejecutivo de Boeing y director general de Boeing Commercial Airplanes (Aviones Comerciales Boeing), Jim Albaugh, dijo a los empleados entre la multitud que este día era uno de los más importantes en la historia de la aviación comercial.

Abajo del ala de uno de los aparatos 787, Tracy Thompson, quien trabaja como mecánico y técnico de Boeing, reconoció la demora mayor a la prevista a fin de tener la aeronave lista para los clientes.

"Tuvimos muchos problemas, muchas dificultades, pero se superaron y podemos ver la luz al final del túnel, con la entrega de este primer avión de su tipo", agregó. "La inversión en esta aeronave transportará a la aviación hacia el futuro".