Los vecinos de la sureña provincia de Río Negro eligen hoy gobernador entre dos candidatos afines a la presidenta argentina, Cristina Fernández, en la última cita con las urnas antes de los comicios generales del 23 de octubre, en los que la mandataria es la gran favorita para la reelección.

Los dos principales candidatos que pelean por el Ejecutivo de la provincia patagónica, situada unos 1.590 kilómetros al sur de Buenos Aires, son el peronista Carlos Soria, del Frente para la Victoria que lidera Cristina Fernández, y el radical César Barbeito, delfín del actual gobernador, Miguel Saiz, también aliado de la mandataria.

Barbeito, exministro de Educación de Río Negro, busca lograr un nuevo mandato para la Unión Cívica Radical (UCR), la segunda fuerza parlamentaria del país, que lleva casi tres décadas al frente del Gobierno provincial, desde que se restauró la democracia en el país en 1983.

Soria, quien fue varias veces diputado nacional, ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires y titular de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) durante el Gobierno de Eduardo Duhalde, quien lucha por volver al sillón presidencial, intentará romper con esta hegemonía radical.

Alrededor de 440.000 personas, lo que representa el 1,5 por ciento del padrón electoral nacional, están habilitadas para votar en estos comicios en los que también se renueva el Parlamento provincial y se eligen autoridades municipales en 20 localidades.

Aliados de la presidenta se han impuesto en la mayoría de los comicios celebrados en los últimos meses en otras diez provincias argentinas, aunque sufrieron un varapalo en las elecciones a la Alcaldía de Buenos Aires, donde fue reelegido con una holgada ventaja el conservador Mauricio Macri, y en la provincia de Santa Fe, cuarto distrito electoral del país, donde el candidato kirchnerista quedó relegado a un tercer lugar.

No obstante, en las elecciones primarias nacionales celebradas el 14 de agosto, destinadas a convalidar candidatos para los comicios generales de octubre, Fernández obtuvo el 50,24 por ciento de los votos con una ventaja de 38 puntos porcentuales sobre el segundo, lo que augura un contundente triunfo de la mandataria.