Un apagón generalizado debido a un fallo en el sistema eléctrico dejó a oscuras durante unas tres horas en la noche del sábado a la zona central de Chile, incluida la capital, y afectó a 10 millones de personas, de los 17 millones que viven en el país, informó el Gobierno.

El corte de luz se produjo hacia las 20.32 horas (23.32 GMT) y afectó a las regiones de Coquimbo, Valparaíso, Metropolitana de Santiago y O'Higgins, así como a algunas zonas de Atacama y del Maule.

Dos horas después del apagón, el suministro se había recuperado prácticamente en su totalidad en las regiones de Atacama, Coquimbo, O'Higgins y del Maule.

En Santiago y Valparaíso, la situación tardó una hora más en volver a la normalidad de forma generalizada.

El corte se produjo debido a una oscilación en dos líneas de 500 megavatios del Sistema Interconectado Central (SIC), que abastece a la mayor parte del país, explicó el ministro de Energía, Rodrigo Álvarez.

Esto se vio agravado, dijo el ministro, por una caída en el sistema informático que permite la recuperación automática del suministro, por lo que esa recuperación se tuvo que hacer de forma manual.

Según informó el director general de Carabineros, Gustavo González, varias decenas de personas saquearon un supermercado en el distrito (comuna) santiaguino de Quilicura.

En la comuna de Peñalolén se produjeron algunos intentos de barricadas, y algunos autobuses del transporte público fueron apedreados en otros sectores de la capital, de 6,2 millones de habitantes.

También se produjo un robo de dinero en un peaje en la autopista que lleva a Valparaíso, apuntó el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, quien dijo que pese a ello la ciudadanía ha actuado "con gran tranquilidad".

El Metro ordenó la evacuación de todas sus estaciones y finalizó por anticipado su servicio, que se retomará el domingo.

Esto provocó que numerosos viajeros se agolparan en las paradas de autobuses para utilizar este medio de transporte y poder llegar a sus destinos.

En cambio, el aeropuerto internacional funcionó con normalidad, ya que dispone de generadores de emergencia, según informó un trabajador de esa terminal a la Radio Bío Bío.

También se celebró con normalidad el concierto que el puertorriqueño Ricky Martín ofreció ante unas 10.000 personas en el Movistar Arena, ya que este recinto cuenta con sistemas de generación propios.

Por otra parte, en Coquimbo, los estudiantes universitarios suspendieron la asamblea en la que debían analizar si volvían o no a las clases, aunque sin deponer las movilizaciones, tras cuatro meses de paros, y retomarán la discusión el próximo martes.

El último gran apagón en el país se produjo el 14 de marzo de 2010, dos semanas después del terremoto de 8,8 grados Richter que provocó medio millar de muertos.