Los rebeldes libios alcanzaron hoy la puerta este de Sirte, la ciudad natal de Gadafi situada a 450 kilómetros al este de Trípoli y bastión de sus tropas leales, en una jornada que se saldó con diez muertos y más de 100 heridos.

Según el portavoz del Consejo Nacional Transitorio (CNT) en Brega los rebeldes tomaron el valle de Helewa, que está a 25 kilómetros del este de Sirte.

En los enfrentamiento cinco personas murieron y varias resultaron heridas. Los choques forzaron a un grupo de varias familias a evacuar la zona en dirección a Ras-Lanuf.

En el frente occidental otras cinco personas murieron y más de 100 resultaron heridos según fuentes rebeldes y del hospital de Misrata, que hizo una llamada de urgencia para que se done sangre y acudan médicos y enfermeros a los hospitales de la ciudad.

La entrada en Sirte tiene lugar dos días después de que un portavoz militar de la CNT anunciara que los rebeldes se habían hecho con el control de la localidad de Sebha, 750 kilómetros al sur de Trípoli, otro de los tres principales bastiones en manos de las tropas leales a Muamar al Gadafi.

También hoy el presidente del CNT, Mustafa Abdulyalil, reconoció en Bengasi la existencia de "diferencias de opinión" en el seno del CNT para formar un nuevo gobierno y apuntó que el anuncio definitivo será la próxima semana.

En una rueda de prensa televisada, Abdulyalil comentó que el retraso en el anuncio del ejecutivo se debía a la continuación de los combates en Sirte y Bani Walid y al deseo de todas las tribus y ciudades de tener representantes en el nuevo gobierno.