Los meteorólogos informaron que Hilary se degradó en la madrugada del domingo de categoría 4 a una tormenta todavía peligrosa de categoría 3 que sigue registrando fuertes vientos a lo largo de la costa suroeste de México, en el Océano Pacífico.

El sábado por la tarde, todavía como categoría 4, Hilary llegó a tener vientos sostenidos de unos 217 kph (135 mph).

Pero el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos reportó que a las 5:00 de la mañana (0900 GMT) del domingo, los vientos redujeron su velocidad a casi 205 kilómetros por hora (125 millas)

El organismo agregó que Hilary es un pequeño huracán ubicado a 675 kilómetros (452 millas) al sur-sureste del extremo sur de Baja California y avanza al oeste a una velocidad de 14 kilómetros por hora (9 millas por hora).

El huracán no tocará tierra, aunque el centro de Huracanes de Miami dijo que la costa mexicana ha sido afectada por el viento, la lluvia y un intento oleaje causado por Hilary.

Mientras tanto, los meteorólogos informaron que la tormenta tropical Philippe no representa una amenaza en tierra, pero se ha fortalecido un poco después de formarse lejos al este del Atlántico.

A las 5:00 de la mañana del domingo, el Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos informó que Philippe se encontraba a 660 kilómetros (410 millas) al oeste-suroeste de las Islas de Cabo Verde. Sus vientos sostenidos máximos han aumentado a 75 kilómetros por hora (45 millas) y se mueve con rumbo oeste-noroeste a 20 kph (13 mph). Se espera que gire hacia el noroeste a partir del lunes.

No se emitieron avisos ni alertas costeras.

Por su parte, Ophelia es apenas una tormenta tropical mientras lucha en el Atlántico con vientos sostenidos máximos de 65 kph (40 mph). Se encontraba a 380 kilómetros (235 millas) al este de las Islas de Sotavento y avanzando a 19 kph (12 mph).