Presuntos rebeldes musulmanes atacaron el domingo a tropas del gobierno filipino que resguardaban el sitio donde se construye una escuela en un enclave rebelde del sur de Filipinas, lo que generó un tiroteo en el que murieron 13 combatientes y dos infantes de Marina, dijo un comandante de la Marina.

Cerca de 50 hombres armados atacaron dos destacamentos de marinos en la localidad montañosa de Talipao, en la provincia de Sulu, durante la madrugada del domingo, lo que causó dos horas de intensos combates en los que murieron 13 presuntos insurgentes y dos integrantes de la Marina, indicó el comandante de la Marina, el coronel Romeo Tanalgo. Otros seis integrantes de la Marina sufrieron heridas antes de que los atacantes se dispersaran y se retiraran a los bosques cercanos, agregó Tanalgo.

Los atacantes eran principalmente jóvenes extremistas musulmanes entrenados por el grupo notablemente violento del Abu Sayyaf, ligado a la red al-Qaida, que es considerada una organización terrorista por Estados Unidos y por Filipinas, así como por los miembros más radicales del mayor grupo rebelde, el Frente Nacional Moro para la Liberación Nacional, que también tiene presencia en esta comunidad pobre y plagada de problemas, informaron funcionarios castrenses.

Los extremistas conformaron un nuevo grupo llamado Awliya y son encabezados por un comandante identificado como Hatib Zacaria, que desea ganarse un nombre a través de acciones de violencia, afirmó el vocero militar de la región, el teniente coronel Randolph Cabangbang. La Marina ha estado vigilando al grupo desde hace un año.

Los marineros que fueron atacados en sus dos destacamentos resguardaban dos proyectos de construcción — una escuela y un proyecto de carreteras.

"Esta es la gente que está en contra del desarrollo y esa es la razón por la cual el mayor está furioso", dijo Tanalgo al referirse a los extremistas, quienes en su gran mayoría utilizaban fusiles de asalto M16.