Drew Brees no podía seguir enojado con Jimmy Graham durante mucho tiempo.

Un error de comunicación en lo que inicialmente pareció una intercepción crítica terminó preparando el escenario para que veterano quarterback y el joven tight end concretaran un par de enormes jugadas en un espectacular regreso para vencer el domingo por 40-33 a los Texans de Houston.

"Me encanta el hecho de que puede suceder algo en el terreno de juego que es negativo ... y en lugar de abatirse, como le podría ocurrir a algunos jugadores jóvenes..., él sale y realiza un par de atrapadas grandiosas", dijo Brees con respecto a Graham, un jugador en su segundo año en la liga y basquetbolista converso que salió de Miami. "Es mentalmente fuerte, físicamente resistente, quiere ser grandioso y quiere que confíe en él, que le tenga confianza, lo cual hago al máximo", manifestó.

Brees sufrió dos intercepciones, pero lo compensó con ganancia de 370 yardas por aire y tres pases para anotación en la segunda mitad, incluido uno de 27 yardas a Graham para que los Saints (2-1) comenzaran a recuperarse de una desventaja de 26-17 en el cuarto período.

Luego, en una tercera oportunidad y 10 yardas por avanzar, con los Saints abajo en el marcador en los últimos minutos de juego por 33-32, Brees completó un pase con Graham para un avance de 23 yardas en el cual el tight end absorbió dos fuertes golpes mientras caía al terreno. Graham se puso de pie y flexionó ambos bíceps mientras los oficiales marcaban un golpe tardío que colocó a los Saints en la profundidad del territorio de Houston.

Mark Ingram selló entonces la serie ofensiva de ocho jugadas y avance de 93 yardas con el primer touchdown de su carrera en un acarreo de 13 yardas que puso adelante a Nueva Orleáns de forma definitiva.

Graham se culpó por la intercepción de Danieal Manning a pase de Brees a inicios del cuarto período, la cual entregó el balón a Houston en la yarda 42 de los Saints y preparó la captura de James Casey a un pase de 26 yardas de Matt Schaub para anotación.

Mientras Houston marchaba hacia ese TD, Brees decía a Graham que esperara más pases hacia él.

"Significa mucho para mí, ser un jugador tan joven y que Drew tenga tanta fe en mí", comentó Graham, quien encabezó a Nueva Orleáns con 100 yardas ganadas por aire y cuatro recepciones. "Le dije a Drew que lo compensaría", señaló.

Schaub lanzó para 373 yardas y tres anotaciones, y la prolífica ofensiva de los Texans movió bien el balón la mayor parte del encuentro.

En Oakland, California, ya sea que se haya tratado de Darren McFadden corriendo rápidamente por la esquina, de un par de jugadas engañosas o de pura voluntad, los Raiders de Oakland dominaron a los Jets como ningún otro equipo lo ha hecho desde que el entrenador en jefe Rex Ryan llevó su estilo temerario a Nueva York hace dos años.

McFadden corrió para 171 yardas y dos touchdowns, y los Raiders agregaron dos anotaciones más por tierra como parte de la ofensiva terrestre más productiva contra los Jets desde que Ryan se encargó del equipo, en la victoria de Oakland por 34-24.

"El Coach Hue (Jackson) nos dice siempre que estamos construyendo una intimidación", dijo McFadden. "No importa contra quién estamos jugando. Eso es lo que estamos tratado de hacer, intimidarlos. Eso es lo que hicimos hoy", agregó.

Denarius Moore anotó en una jugada reversible de 23 yardas y Michael Bush agregó una carrera de una yarda para touchdown 42 segundos después en momentos en que los Raiders (2-1) tomaron el control en un lapso vertiginoso que inició a finales del tercer cuarto.

Los Jets (2-1) sufrieron su primera derrota. El quarterback mexicano-estadounidense Mark Sánchez tuvo un viaje más duro a Oakland en la segunda visita de su carrera. Sangró en una de las cuatro veces que fue capturado por Oakland en la segunda mitad y necesitó una protección por un corte en su rostro.

Fue un final diferente al del mismo juego hace dos años, cuando Sánchez se comió una salchicha mientras veía desde la banca los últimos minutos de su victoria por 38-0, la derrota en casa con mayor margen en la historia de los Raiders.

Sánchez completó 27 de 43 pases para 369 yardas, la mayor cifra en su carrera, pero sufrió una intercepción costosa en la zona de anotación en la primera mitad.

En otros juegos de la jornada: Tenesí 17, Denver 14; Detroit 26, Minnesota 23, en tiempo extra; San Francisco 13, Cincinnati 8; Buffalo 34, Nueva Inglaterra 31; Giants de NY 29, Filadelfia 16; Cleveland 17, Miami 16; Carolina 16, Jacksonville 10; San Diego 20, Kansas City 17; Baltimore 37, San Luis 7.

Seattle 13, Arizona 10; Green Bay 27, Chicago 17; Tampa Bay 16, Atlanta 13, y Pittsburgh 23, Indianápolis 20.