La serie de televisión "Boardwalk Empire" de HBO, creada por el artífice de "The Sopranos" y ambientada en la década de 1920, estrena hoy su segunda temporada en EEUU tras el abrumador éxito de la primera, en la que fue aplaudida por crítica y público y ganó dos Globos de Oro.

Repite como protagonista el actor Steve Buscemi, quien encarna a Nucky Thompson, el hombre más influyente de la ciudad de los casinos de Atlantic City (Nueva Jersey) durante la llamada "ley seca".

"Nucky es un personaje complejo. Le gusta disfrutar de la vida, pero ha sufrido mucho dolor. Al mismo tiempo, es muy sociable y le gusta su poder e influencia", explicó Buscemi durante una entrevista con un reducido grupo de periodistas en Nueva York.

Preguntado sobre si no echa de menos hacer cine, el intérprete comentó que "ésta es la mejor película que puedo hacer en estos momentos, al menos puedo asegurarme de que la gente la va a ver".

Por su papel en esta serie dramática de la televisión estadounidense emitida en la cadena por cable HBO, Buscemi ("Reservoir Dogs", "Fargo", "The Big Lebowski") fue distinguido con un Globo de Oro al mejor actor en una serie dramática y con el galardón del sindicato de actores.

El guionista y anterior responsable de "Los Soprano", Terry Winter, adelantó que Nucky Thompson se verá a partir de ahora cada vez más acorralado por sus enemigos que empezaron a conspirar contra él hacia el final de la primera temporada, y "va a tener muchos problemas".

El entorno en el que transcurre la serie, cuyo episodio piloto fue dirigido por Martin Scorsese -quien lo convirtió en el más caro de la historia al gastar 18 millones de dólares- es el de la Ley Seca en EEUU, en los años 20 y 30 del pasado siglo, cuando se prohibió la venta de bebidas alcohólicas y se generó lucrativo un mercado negro.

En ese ambiente se mueve como pez en el agua Nucky Thompson, quien desde su posición de hombre más influyente en la ciudad con casinos más cercana de Nueva York lucha por consolidar su poder al tiempo que empieza a toparse con mafiosos reales como lo fueron en esos años Lucky Luciano (Vincent Piazza), Al Capone (Stephen Graham) o Arnold Rothstein (Michael Stuhlbarg).

Al poco de su estreno, en septiembre de 2010, HBO encargó la segunda temporada de la serie después de que el primer capítulo lograra reunir ante la pequeña pantalla a 7,1 millones de telespectadores.

Además, "Boardwalk Empire" consiguió el Globo de Oro a la mejor serie dramática en la gala que la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood celebró en enero último.

Para la promoción de la serie, la productora está utilizando uno de los vagones de trenes originales de aquellos años, que los fines de semana de septiembre recorre un tramo de la línea del metro neoyorquino.

Todos los actores que desfilaron ante la prensa expresaron su satisfacción por haber trabajado junto a Scorsese, a quien Vincent Piazza calificó de "estudiante perpetuo" por su ilimitado afán de aprendizaje y pasión por este rodaje.

El guionista Terry Winter aseguró por su parte que Scorsese "sigue igual de implicado" que en la primera temporada.

Los intérpretes también coincidieron en señalar que esperan que la serie provoque una reacción entre el público sobre las lecciones aprendidas de aquella Ley Seca y las apliquen a los debates sobre la legalización de las drogas en el país.

"Con lo que pasa hoy en día, vemos que nada ha cambiado. Toda esta violencia que sucede sobre algo ilegal, si fuera legal, quizás no existiría. La guerra contra las drogas no nos está ayudando", opinó Buscemi.