Un atacante suicida hizo detonar sus explosivos en el interior de un templo católico de la isla de Java el domingo y lesionó al menos a 20 personas, informaron funcionarios de Indonesia.

La estación de radio El Shinta citó a funcionarios de la policía indonesia y a testigos quienes indicaron que la explosión ocurrió justo después de que terminara el servicio religioso en el templo Kepunton, en el poblado de Solo.

Un vocero policial identificado como Djihartono dijo a la prensa local que sólo el atacante estaba confirmado como fallecido pero que otras personas sufrieron heridas por el ataque.

El funcionario dijo a la cadena de televisión MetroTV que la explosión, que provocó daños a un sector del templo, fue escuchada a 500 metros (550 yardas) del lugar.

"El cadáver, que se cree que es del atacante suicida, yace en la entrada principal", agregó Djihartono, quien como muchos en Indonesia sólo usa un solo nombre.

Bambang Sumartono, un funcionario del hospital Dr. Oen, afirmó que 20 personas, entre ellas un niño, ingresaron en ese centro de salud, pero la mayoría solamente sufrió heridas leves.

Los testigos creen que el agresor no era feligrés del templo.

"El caminó cerca de cuatro metros detrás de mí", dijo Abraham, un asistente al templo en declaraciones reproducidas por la emisora de radio El Shinta. "Creo que el hombre se disfrazaba de feligrés", agregó.

Indonesia, que tiene la mayor población musulmana que cualquier otra nación del mundo, ha tenido problemas con grupos extremistas desde 2002, cuando extremistas relacionados con la red terrorista al-Qaida atacaron dos centros nocturnos en Bali, donde mataron a 202 personas, en su mayoría extranjeros.