Dos trabajadores petroleros que sobrevivieron por varios días flotando en una balsa salvavidas en el Golfo de México tras evacuar su obsoleto bote durante una tormenta tropical presentaron demandas el viernes en las que afirman que fueron abandonados por otro barco que los podría haber rescatado.

La familia de un tercer trabajador que murió durante la terrible experiencia también presentó una demanda. Los tres hombres estaban entre los 10 trabajadores petroleros en un barco en la bahía de Campeche que tuvieron que abandonar la nave el 8 de septiembre después de que la tormenta tropical Nate la dejó inservible.

El abogado de los trabajadores, Francisco Spagnoletti, dijo el viernes que todos los hombres sufrieron una traumática y desgarradora experiencia que se podría haber evitado. Entre otras cosas, Spagnoletti dijo que los trabajadores tuvieron que flotar en aguas infestadas de tiburones y beber su propia orina.

Las demandas fueron presentadas esta semana en una corte federal en Galveston, al sureste de Houston, Texas, por Ted Derise Jr. y Jeremy Parfait, dos de los trabajadores sobrevivientes, junto con la familia de Craig Myers.

Las empresas demandadas son Geokinetics Inc., una compañía con sede en Houston que ofrece datos sísmicos para la industria del petróleo y el gas; Trinity Liftboat Services, una empresa con sede en Luisiana que operaba el barco utilizado por los trabajadores y estaba contratada por Geokinetics; y Mermaid Marine Australia Ltd., una empresa australiana propietaria de una nave de reserva que operaba cerca del barco.

Derise, Parfait y Myers trabajaban para Trinity y son originarios de Luisiana.

Trinity Lifeboat Services se negó a hacer comentarios. Geokinetics y Mermaid Marine no respondieron de inmediato llamadas en busca de comentarios.