Y bien, hoy muchos fanáticos del pugilismo y otros aferrados a ese 'tren' hablan de un final 'bizarro' y vergonzoso entre Floyd Mayweather Jr. y Víctor Ortiz.

Susurran, que hubo un nuevo escándalo en el boxeo.

Pero, no fue así. Calma, pueblo...

Les dire por que. Sin rodeos y al grano. Al estilo Romano.

Porque fue un conteo legal tras un envío a la lona puramente valido y merecido de parte de Floyd.

Y antes de que muchos se me lancen encima por darle la razón al estadounidense, piensen, detenidamente en lo que hizo el 'pocho' de Kansas City, Víctor Ortiz, que segundos antes de ser noqueado --entre miedo y desesperación--convocó al 'ghetto' dentro del ring.

El estadounidense Floyd Mayweather Jr. recibió un cabezazo, un beso y un abrazo de Víctor Ortiz cerca del final de cuarto round . Pero Mayweather respondió con un golpe de derecha que terminó pronto una rara, pero completamente legal pelea.

Claro, no fue el desenlace que todos querían , pero tampoco fue de fango como cuando echaron a Stoney del cuadrilátero durante una pelea entre Ruiz y Golotta, o tan grave como la mordida que le recetó Tyson a Holyfield.

Tampoco tuvieron que remover a un fanático del canvas como sucedió cuando chocaron Holyfield y Bowe o mucho menos llevarle un pañuelo a Ortiz, como a Oliver McCall cuando finalizó un combate llorando ante Lennox Lewis en derrota.

Los ejemplos de escándalos y finales bizarros sobran, sino consúltenlo con Hector "Macho" Camacho, que incluso intentó lo 'prohibido' ante Julio Cesar Chávez a quien intentó 'penetrar con un dedo' en la retaguardia durante una pelea.

Lo sucedido en Las Vegas la noche del sábado no tiñe ni ensucia el boxeo .

Fue algo que pasó, y quedará grabado en los libros de la historia del deporte como una ganancia --sin mancha alguna-- de Mayweather, invicto ya por más de 16 años.

Esta fue la 42da victoria consecutiva de Floyd en el terreno profesional, y por nocaut, como lo predijo, sobre Ortiz, que perdió su título de 147 libras, y cuya marca bajó a 29-3-2.

De hecho, el mismo peleador mexicoamericano lo reconoce, "Obedecí exactamente al referí de la separación. Y luego, bum, el (Mayweather) me cegó", dijo Ortiz tras ser enviado a la lona.

El Boxeo es como el Póker. Para un jugador de póker: Debes centrarte en ti mismo, no debes sentir compasión por los otros que tambien quieren ganar, agregado al hecho que no debes condolerte por el oponente que pierde su vida entera en la apuesta ...

En el boxeo todo es cuestión de distancia y de calculo, estar a la expectativa y 'un tanto preparado'.

A veces resulta que unos son tirados de la lengua y se creen campeones gitanos de boxeo, sin prever que los golpes recibidos pueden ser mas duros que un clavo en un ataúd.

En síntesis, el reglamento, como bien lo dijo Floyd consiste de protegerse a sí mismo en todo momento en el cuadrilátero.

Luego del 'toque de guantes', llega el beso hipócrita de Ortiz y un abrazo más falso que un billete de tres dólares, previo a un gancho izquierdo, seguido de un derechazo limpio, solo que con el respaldo de las reglas, y tras el descuido de un muchacho desesperado y atemorizado, pues su cabezazo solo fue muestra de eso: Debilidad, temor y demasiado respeto.

El respeto se gana, estimados lectores, no es algo que obsequia junto a una licuadora y un pomo de tequila en una rifa del 'barrio'...

Victor brought the ghetto into the ring , a language Floyd knows as well and that put 'the Ferocious one' on the street". Para resumir, All is fair in Love and War...

Los dejo con esto: Don't hate the player, hate the game. Floyd ganó por las reglas, y hasta el más nulo conocedor del boxeo en el mundo sabe que esto termina con decisión o bien, como en este caso: con un severo y merecido nocaut.

Hasta la próxima.

Sígueme en Twitter