El presidente palestino Mahmud Abbas dejó entrever el sábado que rechazará el plan de paz de los mediadores internacionales cuando afirmó que no aceptará propuesta alguna que ignore las condiciones palestinas para la reanudación de las negociaciones.

Abbas, quien regresó el sábado a Cisjordania tras entregar el día anterior a Naciones Unidas la solicitud para la creación del estado de Palestina, dijo a la prensa que estudia la propuesta que le presentó el Cuarteto de Paz, integrado por Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea y las Naciones Unidas.

Sin embargo, Abbas al parecer puso sus cartas sobre la mesa cuando afirmó que "no aceptará iniciativa alguna" que no exija el fin de la construcción de los asentamientos israelíes o negociaciones basadas en las fronteras previas a la guerra de 1967, en la que Israel capturó territorios que los palestinos demandan para su estado.

El Cuarteto, en su declaración, no incluyó este tipo de exigencias.

Abbas se mantuvo firme en su posición ante las presiones enormes impulsadas por Estados Unidos a fin de que se desistiera de solicitar a las Naciones Unidas que reconociera el estado de Palestina, el cual incluiría Cisjordania, Jerusalén oriental y la Franja de Gaza, donde gobierna Hamas.

La disposición de Abbas a resistirse a las exigencias de Washington le ganó nuevo respeto entre sus compatriotas. La solicitud de que se les reconozca como estado y se les permita el ingreso pleno en las Naciones Unidas refleja la exasperación de los palestinos tras 44 años de ocupación israelí.

Israel mantenía el silencio en torno al plan del Cuarteto para reanudar las negociaciones con los palestinos, las cuales han estado estancadas mucho tiempo y que los mediadores consideran la única vía tendente al establecimiento del estado palestino.

El Cuarteto apremió a ambas partes a que elaboren un temario para las conversaciones de paz antes de un mes y presenten propuestas integrales sobre territorios y seguridad en tres meses. Los mediadores confían en que en un año se logre un acuerdo definitivo.

Sin embargo, planes similares ya han terminado antes en el fracaso sin lograr la concertación de un acuerdo de paz, en tanto que la propuesta más reciente no incluye un programa para superar las diferencias enormes que han estancado las negociaciones en los últimos tres años.