El banco suizo UBS anunció el sábado la renuncia de su presidente, Oswald Gruebel, debido al escándalo provocado por un fraude que costó a la entidad más de 2.300 millones de dólares.

El jefe del banco para Europa, Sergio P. Ermotti, ocupará el puesto de Gruebel interinamente.

El presidente del directorio del UBS, Kaspar Villiger, dijo que Oswald asumió la responsabilidad por la inmensa pérdida causada por transacciones no autorizadas en la sucursal del banco en Londres, dedicada a la banca de inversiones.

"Oswald Gruebel cree que es su deber asumir la responsabilidad por el reciente incidente de transacciones no autorizadas", dijo Villiger en una declaración. "Es un testimonio de sus principios incorruptibles e integridad".

El corredor de UBS en Londres, Kweku Adoboli, fue detenido la semana pasada y acusado de fraude y falsificación de contabilidad, causando al banco pérdidas de 2.300 millones de dólares. El jueves un juez ordenó su encarcelamiento hasta su próxima comparecencia judicial en octubre.

Villiger dijo que Gruebel, que llegó al banco hace más de dos años para revivir sus beneficios y reputación, ha logrado "un cambio impresionante y ha fortalecido los cimientos de UBS".

Cuando fue designado director general, el banco había sufrido una pérdida sin precedentes debido a sus inversiones en hipotecas de alto riesgo, además de verse mezclado en un incómodo caso de evasión fiscal en Estados Unidos.

El directivo alemán de 67 años, que abandonó el retiro para dirigir UBS, devolvió a la entidad los números negros y solucionó el caso por evasión fiscal con la tesorería estadounidense, aunque a costa de arrinconar la preciada virtud helvética del secreto bancario.

Como cabeza de UBS aceptó además nuevas normas impuestas por el gobierno suizo que requieren a la entidad y a su mayor rival, Credit Suisse, aumentar sustancialmente sus reservas de capital para evitar el posible colapso en una crisis bancaria.

"Renuncia tras haber ayudado a hacer de UBS uno de los bancos mejor capitalizados del mundo", agregó Villiger.

El anuncio destacó además que el consejo de administración, reunido esta semana en Singapur, adoptará todas las medidas necesarias para evitar un episodio similar.

Gruebel abandonó el viernes el consejo de administración del banco y se negó a formular declaraciones a los periodistas.

UBS dijo el sábado que mantendrá su estrategia pero que será simplificada su sección de banca de inversiones para mermarle riesgo, usar menos capital y lograr resultados más confiables. No aclaro si el director de la banca de inversiones, Carsten Kengeter, retendría su cargo.