El gobernador de Texas, Rick Perry, dijo el sábado a los activistas republicanos que sus rivales para los comicios presidenciales del 2012 cometieron un error al no acudir a la votación de sondeo en la Florida.

El ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney, y la representante Michele Bachmann abandonaron la Florida antes de comenzar la votación y sus asesores negaron la importancia de esta prueba en la campaña electoral.

Otros candidatos punteros no han hecho campaña para participar en la votación de la Florida, por lo que el resultado, esperado para el sábado por la tarde, seguramente no alteraría las posiciones electorales y hacen del evento poco más que una prueba de popularidad entre los delegados seleccionados por las organizaciones locales del partido.

Antes de la votación de sondeo, la campaña de Perry costeó el desayuno de centenares de incondicionales del partido que asisten a una conferencia y un debate de tres días. Según Perry, no asistir a ese sondeo es una equivocación.

"Creo que es un gran error. Creo que es muy importante", dijo Perry.

Anteriores sondeos de popularidad han pronosticado acertadamente el elegido para la candidatura presidencial republicana.

Ronald Reagan ganó en 1979, George H.W. Bush en 1987 y el senador Bob Dole en 1995. Empero, el Partido Republicano de la Florida no ha organizado la votación de sondeo en los últimos años.

Perry, uno de los candidatos tardíos en las primarias republicanas que rápidamente pasó a encabezar los sondeos nacionales, ha tropezado en las últimas semanas.

Su defensa de costear a precios reducidos los estudios universitarios de aquellas personas que permanecen ilegalmente en el país le enfrenta a sus bases republicanas, Además, sus rivales criticaron de inmediato su oposición a construir una valla en la frontera con México y su respaldo de una vacuna contra enfermedades venéreas obligatoria para las adolescentes.

Un sondeo victorioso en la Florida podría generarle esperanzas, especialmente antes de que expire el viernes el plazo para reportar las últimas recaudaciones de los aspirantes.

Tras la Florida, Perry partirá el sábado a una concentración republicana en Mackinac Island, Michigan, donde compartirá la tribuna con Romney, hijo de un ex gobernador de ese estado.