Abucheado, criticado... triunfante. Al ventajoso estilo de Floyd Mayweather Jr, cada vez menos llamativo a la vista de los fans (ni un centavo pagaría yo por verlo), y a la sombra de Manny Pacquiao.

TOP 10: Lo mejor del boxeo y destacados videos.

Golpes a traición o poco deportivos, así firmó 'Money' Mayweather Jr el triunfo sobre el ingenuo Víctor Ortiz, para llevarse la corona Welter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y quedar en ruta al esperado combate contra Pacquiao en mayo próximo (siempre y cuando el filipino derrote al mexicano Juan Manuel Márquez).

¿Poco deportivo? ¿traicionero? ¿golpeo legal?

Floyd entra en los calificativos. No es nuevo: Mayweather Jr es tan mañoso como talentoso, y así se encamina al esperado choque contra el filipino.

¿Mayweather Jr está listo para Pacquiao?

No lució en gran forma, pero no se vio mal ante un mezquino rival. Tiene tiempo para ponerse a buen nivel, aunque no es el punto clave. Lo principal será el dinero que logre conseguir ante Manny.

En el primer real acercamiento, pudo firmar por 40 millones de dólares. Despues hizo escándalo por supuesto dopaje de Pacquiao. Punto muerto del combate. Otro acercamiento y la oferta fue de 55 millones. Relegó la oferta.

Floyd sabe elegir rivales y ganar bien en sus combate. Así que Pacquiao le representará protagonizar el choque más millonario en la historia del pugilismo profesional y por menos de 100 millones no enfrentará al filipino.

Así que rumbo al esperado combate, su triunfo sobre Ortiz era inminente, como acá se vaticinó. Aunque su estilo siempre lo opaca y minimiza.

Si te subes al ring, no es para tomar el te. Aunque se supone que el respeto deportivo va primero... menos con Mayweather Jr, quien a pesar de la victoria deja dudas de sus reales alcances, pues Ortiz lo exigió poco y con un chispazo superó el obstáculo.

Ortiz (29-3-2; 22 KO's) sólo tuvo destellos, insuficientes para intentar vencer a un experimentado, veloz (y mañoso) rival como Floyd, quien tras 16 meses inactivo, supo elegir al enemigo idóneo para 'lucir' en su retorno y poder vociferar un nuevo reto contra Pacquiao.

Lo recordado del choque: el cabezazo intencional de Ortiz, tras sufrir burlas porque su ataque no hacía daño.

Despues, Víctor pecó de inocente: se disculpó, le dio un abrazo y un beso en la mejilla mientras el referi Joe Cortez cumplía el protocolo de la reanudación; Ortiz tenía la guardia abajo, con campo libre para recibir primero un zurdazo y luego el derechazo que lo envió a la lona en el cuarto round. Fin de la historia.

Víctor cayó y se fue con dos millones de dólares. Floyd se llevó 25 millones y otra corona manchada por su estilo. Lo mejor del duelo entre ambos fue el previo: rabietas, amagues de pelea, insultos, burla, pero en el ring, nada justificó semejante show.

Hasta la próxima.