El actor Jonah Hill, conocido por comedias como "Superbad", afirma que está dispuesto a romper moldes y establecerse como un actor polivalente con papeles como el que interpreta en "Moneyball", la nueva película de Brad Pitt. que se estrenó este fin de semana en Norteamérica.

La transformación de Hill ("Knocked Up" y "Superbad", 2007; "Forgetting Sarah Marshall", 2008; "The Invention of Lying", 2009, y "Cyrus", 2010) de actor de comedia a intérprete dramático también es física, ya que ha perdido muchos kilos y luce un corte de pelo casi militar.

"Simplemente quería estar más saludable", comentó el actor durante una entrevista con Efe.

"Y en el pasado me he cortado el pelo", bromeó Hill, al describir su cambio radical con respecto a la imagen que tiene en "Moneyball", donde interpreta a Peter Brand, el asistente del gerente general (Brad Pitt) del equipo de béisbol Atléticos de Oakland.

La película, dirigida por Bennett Miller y que además incluye a Philip Seymour Hoffman, Robin Wright y Chris Pratt, está basada en la historia real de Billy Beane, el gerente general del mencionado equipo de béisbol profesional.

Beane diseñó un innovador sistema en el mundo del béisbol profesional norteamericano para competir en igualdad de condiciones con los grandes equipos de la liga que triplicaban en presupuesto a los Atléticos

Hill reconoció que no está particularmente interesado en el béisbol -jugó el deporte cuando era niño- pero aseguró que la historia y los nombres involucrados en el filme le atrajeron desde un primer momento.

"Leí el libro ("Moneyball", de Michael Lewis, en el que está basado la película) y realmente respondí a la historia, al personaje. Me pareció muy interesante", señaló Hill.

"Sabía que Brad interpretaría a Beane, que Bennett ("Capote", 2005) la dirigiría y que Aaron Sorkin y Steven Zaillian estaban escribiendo el guión. No había nada negativo en esta película. Soy un fanático de todos los que estaban involucrados y el material era bueno", explicó el actor.

Para Hill, hasta ahora establecido en películas cómicas, esta cinta es clave para su meta de dar el salto al mundo del drama.

"Ahora, hacer un drama de esta magnitud, con esta película tan importante y siendo el segundo actor principal del filme, tenía que elegir la película correcta", dijo el actor.

"No quería hacer un drama horrorosamente malo y que fuese mi intento de hacer algo diferente. No elijo películas a menos que piense que van a ser buenos filmes" explicó.

Hill señaló que le gusta el reto de ser "subestimado", tal como sucedió en su papel de protagonista de "Superbad" y que se convirtió en una película "muy popular".

"Si ahora hago una comedia, ya no estoy subestimado, es lo que se espera de mí. Así que estar en un gran drama con Brad, Phil Hoffman, de nuevo estoy subestimado y me gusta porque tengo que probarme a mí mismo de una forma totalmente diferente", declaró.

En realidad lo que desea, continuó Hill, es alternar películas cómicas y dramas de la misma manera que lo hacen "sin esfuerzo aparente y de forma tan brillante" sus dos grandes héroes, los actores Bill Murray y Dustin Hoffman.

De momento, Hill está consiguiendo alternar papeles: tras su papel dramático en "Moneyball", estará en una comedia, al estilo de "Ghostbusters", con Ben Stiller y Vince Vaughn.

Aún así, Hill asegura con modestia que no sabe si ha conseguido establecerse como actor dramático.

"No lo sé, veamos como funciona", afirmó con una sonrisa.

"Está sucediendo ahora mismo. No se espera que el chico de 'Superbad' sea el protagonista con Brad Pitt y Phil Hoffman, en un drama dirigido por Bennett Miller y escrito por Aaron Sorkin. Veamos cómo funciona", puntualizó.