El secretario del Tesoro de EE.UU., Timothy Geither, urgió hoy a los líderes europeos a que detengan "la amenaza de una cascada de quiebras y corridas bancarias" y a que actúen junto con el Banco Central Europeo (BCE) para demostrar un "compromiso inequívoco".

"La amenaza de una cascada de quiebras, corridas bancarias y riesgos catastróficos debe ser sacada de la mesa, ya que de otro modo socavará los esfuerzos europeos y globales", afirmó Geithner en su intervención en el Comité Financiero y Monetario del FMI.

Para Geithner, las tensiones financieras y de deuda soberana en Europa son "los principales riesgos" que enfrenta la economía mundial.

El secretario del Tesoro de EE.UU., que participó la pasada semana como invitado en la reunión de los ministros de Economía de la Eurozona, aseguró que las acciones tomadas en los últimos meses en Europa han sido "importantes".

"Pero son necesarias más medidas para expandir la capacidad de estos compromisos y crear un cortafuegos contra mayores contagios", explicó.

Geithner aconsejó el trabajo conjunto del BCE y los Gobiernos europeos para asegurar "financiación asequible" de Gobiernos y bancos para "recuperar la confianza".

"Las decisiones acerca de cómo encarar de manera concluyente los problemas de la zona euro no pueden esperar a que la crisis se haga más severa", agregó.

Reiteró, una vez más, que es esencial que las economías emergentes reenfoquen sus modelos de crecimiento hacia la "demanda doméstica para apoyar la recuperación global".

Especialmente, se refirió a China que, dijo, "tiene un espacio considerable para impulsar el consumo y fortalecer la demanda interna permitiendo que el tipo de cambio se ajuste a las fuerzas del mercado".

En su conclusión, Geithner destacó la necesidad de fortalecer el FMI, del que EE.UU. es el primer accionista, y se mostró a favor de reformar la estructura del organismo internacional para reflejar las realidades de la economía mundial.