Un millonario agente de bienes raíces fue declarado culpable el sábado de asesinar a su esposa en la mansión de ambos, situada en un vecindario de lujo donde residen Tiger Woods y otras celebridades.

Bob Ward escuchó estoicamente el veredicto del jurado. Previamente había abrazado a sus hijas, ambas mayores de edad, que lloraban.

Ward fue declarado culpable de homicidio por la muerte a tiros de su esposa Diane, sucedida en septiembre de 2009. La muerte se produjo días antes de la fecha en que la mujer debía declarar en una denuncia de que el empresario gastó millones en casas y autos de lujo mientras su negocio se hundía.

Los defensores dicen que la esposa de Ward tenía tendencias suicidas y que él intentaba impedir que se matara cuando se produjo el disparo fatal.

Ward podría ser condenado a perpetua.