El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) de Nicaragua, José Adán Aguerri, denunció hoy que el Gobierno de Daniel Ortega importará 1.150 toneladas de pollo "descartado" de Estados Unidos para disminuir el precio de ese producto en el mercado local.

"Cuando hablamos de Estados Unidos, estamos hablando de un producto descartado en ese país, un producto que no se consume", advirtió Aguerri a los periodistas.

La principal cúpula empresarial y el Gobierno de Ortega mantienen una pugna por el precio de ese producto en este país.

El Gobierno de Ortega autorizó este 15 de septiembre la importación sin aranceles de 1.150 toneladas de pollo de Estados Unidos para evitar nuevos incrementos de ese producto por parte de la industria avícola local.

Según el ministro de Fomento, Industria y Comercio (Mific), Orlando Solórzano, los distribuidores locales subieron de 2,15 a 2,44 dólares el kilo de pollo, sin contar con el aval de las autoridades, como tenían pactado desde hace tres años.

Los representantes de la industria avícola han dicho, por su lado, que ese acuerdo expiró en junio pasado.

Aguerri también acusó al Gobierno sandinista de poner en peligro la seguridad alimentaria en Nicaragua y 30.000 empleos directos de la industria avícola local al aprobar la importación del pollo estadounidense.

El dirigente de los comerciantes nicaragüenses, Juan Caldera, anunció que la próxima semana arribará al país los primeros 16 contenedores de pollo procedente de EE.UU..

El presidente del Cosep aseguró hoy que la industria avícola local mantendrá invariable el precio del kilo de pollo el resto del año.

El secretario ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores Avícolas, Donald Tuckler, dijo que "al final" los nicaragüenses decidirán si consumirán el producto local o el estadounidense.

Las autoridades nicaragüenses aún no se han referido a la denuncia de los empresarios.