Activistas progubernamentales cubanos impidieron marchar este sábado a un grupo de mujeres disidentes conocidas como las Damas de Blanco.

Centenares de personas que coreaban consignas revolucionarias, con banderas y carteles, se congregaron en la puerta de la casa de Laura Pollán, una líder de la agrupación disidente fundada en 2003 para exigir la liberación de sus esposos opositores finalmente excarcelados en los meses pasados mediante un acuerdo entre la iglesia y las autoridades.

"Nos hemos reunido para poder ir a misa", indicó Pollán a periodistas. El 24 de septiembre se celebra el día de la Virgen de la Merced, patrona de los presos.

La idea de unas 30 mujeres era ir en una marcha hasta la iglesia, como lo hicieron en años anteriores para esta ocasión. Pero los simpatizantes del gobierno impidieron que salieran de la casa.

Policías cortaron la calle y jóvenes con un cartel de la Universidad de La Habana gritaron contra las mujeres. "Esta calle es de Fidel", "pin, pon fuera: abajo la gusanera", corearon los simpatizantes progubernamentales.

Aunque los esposos de las Damas de Blanco fueron excarcelados ellas informaron que seguirán con sus actividades por la liberación de unos 50 presos por crímenes contra la seguridad del Estado, aunque algunos tienen un historial de delitos violentos.

Amnistía Internacional no reconoce la existencia de ningún "preso de conciencia" en la isla.

No se produjeron heridos en el incidente.