El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, calificó como "todo un éxito" la presentación que hizo de su proyecto ambientalista Yasuní-ITT, en un foro de alto nivel organizado por la ONU el viernes en Nueva York.

El mandatario ecuatoriano, en su habitual programa sabatino retransmitido a su país desde Nueva York, destacó el interés que ha despertado la iniciativa ambientalista entre la comunidad internacional.

Destacó la participación del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en la organización del foro de promoción de la iniciativa ambientalista.

El proyecto busca dejar bajo tierra una enorme reserva petrolera ubicada en el amazónico Parque Yasuní, considerado como uno de los sitios de mayor concentración de biodiversidad del planeta, a cambio de una compensación internacional de, al menos, 3.500 millones de dólares en doce años, la mitad del ingreso calculado por la explotación de crudo en esa región selvática.

Sólo en este año Ecuador pretende obtener unos 100 millones de dólares y Correa anunció que, tras el foro en Nueva York, son "más de 50 millones de dólares" los que se han obtenido.

Correa destacó, sobre todo, la actitud "emotiva" de mucha gente y de algunos gobiernos amigos para aportar a la iniciativa, basada en el principio de Emisiones Netas Evitadas, un postulado planteado por Ecuador en el marco de estrategias sobre el cambio climático.

Si el protocolo de Kioto "ya está compensando las reducciones de carbono, ¿por qué no compensar las no emisiones?", se preguntó Correa, tras señalar que, en términos netos, "no contaminar y limpiar es lo mismo que no ensuciar".

Explicó que los bienes ambientales, en la lógica del capital, no tienen precio, aunque sí un importante valor para la humanidad.

"Los países de América Latina generan cosas valiosas pero que no tienen precio, por eso somos pobres. La iniciativa Yasuní ITT busca cambiar esa lógica", agregó el mandatario al recordar que el proyecto evita la emisión de unas 400 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera.

Por ello, dijo, Ecuador espera de la corresponsabilidad de la comunidad internacional con el proyecto y destacó el aporte de Italia, mediante un mecanismo de canje de deuda por unos 35 millones de euros, que ingresarán a la cuenta de la iniciativa.

De su lado, la Jefa de la Comisión Negociadora de la Iniciativa Yasuní-ITT, Ivonne Baki, no ocultó su optimismo por cumplir con las metas planteadas y subrayó que eso ha llevado a desechar el denominado "plan B", que supone la explotación del crudo del Yasuní.

Según Baki, el "plan B" ha sido "echado al tacho de la basura", gracias al interés mundial que ha despertado la iniciativa.

También la ministra coordinadora de Patrimonio, María Fernanda Espinosa, destacó los resultados del foro, por la serie de compromisos alcanzados.

"Estoy realmente feliz porque aquí no fue solo una exposición, sino que fue el compromiso de gobiernos, ciudadanos, empresas" para aportar al proyecto Yasuní-ITT, señaló la ministra, tras apostillar que en esta iniciativa "el gran héroe es el pueblo ecuatoriano, por su espíritu generoso y visionario".