La Conferencia Internacional de Apoyo a la Estrategia de Seguridad de Centroamérica analizó hoy en el marco de la ONU los planes y estrategia para reforzar la seguridad regional y combatir el crimen organizado.

El objetivo de la reunión en Nueva York, donde tiene lugar la Asamblea General de Naciones Unidas, fue poner en común "lo que cada país ha comprobado que está funcionando bien y los vacíos que no estamos cubriendo como deberíamos", señalaron fuentes diplomáticas.

Además de Estados Unidos y España, en la reunión participaron como observadores representantes de México, Chile, Colombia, la Unión Europea, Alemania, Italia, Canadá y Australia.

Los representantes centroamericanos insistieron en la necesidad de trabajar conjuntamente para reducir la demanda de drogas y combatir la criminalidad en la región, bajo una óptica de responsabilidad compartida.

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, reafirmó el compromiso de su país con la seguridad centroamericana.

En la cita también participó la ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, quien también se manifestó a favor de la necesidad de incrementar la cooperación con la región.

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, apeló hoy en su intervención ante la Asamblea General de la ONU al "liderazgo norteamericano" a unirse a México, Colombia y Centroamérica al duro combate contra el narcotráfico y el crimen transnacional.

Mientras la mandataria de Costa Rica, Laura Chinchilla, abogó el jueves desde la tribuna de Naciones Unidas por el impulso a lucha internacional contra el crimen organizado y el tráfico de armas y de personas en Centroamérica.