El reino de Baréin celebró hoy comicios legislativos parciales para elegir a catorce diputados en medio de manifestaciones contra el régimen, que fueron reprimidas por las fuerzas de seguridad.

Unos 187.000 bareiníes están llamados a las urnas para votar por alguno de los 55 candidatos, según la agencia de noticias bareiní BNA, en unas elecciones boicoteadas por los grupos opositores.

Estos comicios se celebran debido a la retirada del Parlamento de los diputados del partido chií Al Wefaq, el principal de la oposición, en protesta por la represión de las autoridades de la revuelta que estalló el pasado 14 de febrero.

En esta jornada electoral, cientos de bareiníes volvieron a salir a las calles para pedir reformas y mostrar su descontento con la evolución del país, pero se encontraron de nuevo con la oposición de las cuerpos de seguridad.

El presidente de la Asociación de la Juventud Bareiní para los Derechos Humanos, Mohamed al Maskati, explicó a Efe que "las fuerzas del orden cargaron contra los manifestantes que intentaron acercarse a la rotonda de la Perla", situada en el centro de Manama y epicentro de las protestas de febrero.

Al Maskati aseguró que se han registrado numerosos heridos, aunque no pudo ofrecer por el momento una cifra exacta.

Las protestas comenzaron ayer, cuando de modo similar las fuerzas de seguridad cerraron los alrededores de la rotonda de la Perla y usaron la fuerza contra los manifestantes.

Según los datos ofrecidos por Al Maskati, más de 60 personas resultaron heridas anoche en estos incidentes.

En cuanto a los comicios, el activista indicó, que "la afluencia de votantes ha sido mínima y los centros de votación permanecían esta mañana vacíos y rodeados por los efectivos de seguridad".

Mientras, las autoridades insisten en reseñar que reina la calma en el país, gobernado por una monarquía suní aunque el 70 por ciento de la población es chií.

El ministro de Justicia y jefe de la Comisión Suprema Electoral de Baréin, jeque Jaled bin Ali al Jalifa, dijo que los comicios parlamentarios parciales de hoy "se desarrollan de una manera segura, normal y fácil".

"Los electores bareiníes confirman que pueden votar y participar en el proceso democrático sin sufrir ningún tipo de amedrentamiento", destacó el ministro en una rueda de prensa en el centro de prensa electoral.

Además, Al Jalifa aseguró que las elecciones se llevan a cabo con la supervisión total de los jueces y el control de organizaciones civiles, y que el recuento de votos se efectuará en las mismas circunscripciones.

El boicot de la oposición a estas elecciones legislativas parciales evidencia de nuevo la crisis política en el país, que no se cerró con el diálogo nacional al que convocó el rey bareiní, Hamad bin Isa al Jalifa.

La oposición de Baréin exige reformas democráticas, entre ellas que se otorgue mayores poderes al Parlamento y un sistema electoral justo. EFE