El ciclista estadounidense Lance Armstrong negó el sábado que esté entrenando con un médico italiano suspendido o con el hijo de éste, pero afirmó que "estos tipos son mis amigos y eso no va a cambiar".

En declaraciones durante un triatlón de montaña en Utah, Armstrong criticó las versiones publicadas esta semana en un periódico italiano, que vincularon al médico Michele Ferrari con una amplia organización involucrada en el dopaje de atletas.

Ferrari, que está suspendido por la federación italiana de ciclismo, fue por varios años asesor del siete veces campeón del Tour de Francia, pero Armstrong dio fin a esa relación profesional en el 2004.

Después que el diario Corriere della Sera publicó el miércoles la información en cuestión, Ferrari negó en un comunicado en línea los señalamientos y dijo que su hijo, Stefano, dirige un sitio web que ofrece consejos de entrenamiento a ciclistas y triatletas. Según el comunicado, Armstrong está entre esos deportistas.

Pero Armstrong dijo que no recibe asistencia de los Ferrari y afirmó que únicamente existe con ellos una relación de amistad.