El primera base Paul Goldschmidt pegó un triple de dos carreras para dirigir el triunfo de los Cascabeles de Arizona por 3-1 sobre los Gigantes de San Francisco para coronarse campeones de división por primera vez en cuatro temporadas.

Los Cascabeles, que sumaron dos victorias seguidas, iniciaron su carrera rumbo a la fase final desde el mes de mayo, cuando tuvieron registro de 15-3 para tomar el liderazgo de la División, en donde permanecieron hasta el mes de julio, y regresaron a ocupar el primer lugar a finales de agosto.

Para la novena de Arizona, es el primer título de División desde el que obtuvieron en el 2007.

Mientras que los Gigantes, campeones defensores de la Serie Mundial, quedan cerca de la eliminación, al quedar con cinco juegos de diferencia en la carrera por el comodín de la Liga Nacional, que lideran los Bravos de Atlanta.

En la lomita el triunfo le correspondió al relevo David Hernández (5-3) en un episodio, permitió un imparable y retiró a dos por la vía del ponche.

Por los Gigantes, el parador en corto colombiano Orlando Cabrera (1) pegó cuadrangular, su primero en 124 oportunidades con el madero para los Gigantes, justamente cuando restan cinco juegos para concluir la campaña regular.

Cabrera (1) conectó batazo de cuatro esquinas en el quinto episodio sobre los lanzamientos del abridor Joe Saunders, sin corredores en el camino.

La derrota la cargó el abridor Matt Cain (12-11) en siete episodios y un tercio, permitió cinco imparables, tres carreras, dio tres bases y retiró a seis por la vía del ponche.