Las acciones cerraron con una jornada discreta una semana de pérdidas considerables, pero las preocupaciones sobre la economía global siguieron golpeando los precios del cobre, el oro y otras materias primas.

El temor por la deuda europea se agravó el viernes por la mañana, ante las noticias de que Moody's Investors Service había degradado la calificación de ocho bancos griegos, en dos peldaños. Los ministros de finanzas de 20 países prometieron dar "todos los pasos necesarios para preservar la estabilidad de los sistemas bancarios y de los mercados financieros". Sin embargo, no anunciaron medidas específicas.

Los problemas de Europa fueron uno de los factores que provocaron las ventas de títulos en esta semana. Pero la preocupación principal apuntaba a que Estados Unidos se dirige a otra recesión y a que los encargados de las políticas financieras en la nación se están quedando sin alternativas para evitarlo.

El Congreso estaba estancado en otra disputa sobre el gasto, que podría llevar al gobierno a la parálisis.

Al cierre, el promedio industrial Dow Jones subió el viernes 37,65 puntos, el 0,4%, a 10.771,48. El Dow perdió 6,4% en la semana, su mayor caída desde el 10 de octubre del 2008. En la semana concluida en aquella fecha, se desplomó 18%, en el peor momento de la crisis financiera.

El Standard & Poor's de 500 acciones subió 6,87 unidades, el 0,6%, a 1.136,43. En la semana, el indicador más amplio del mercado decreció 6,5%, su peor declinación desde la primera semana de agosto.

El índice compuesto Nasdaq se incrementó 27,56 enteros, el 1,1%, a 2.483,23.

John Merrill, jefe de inversiones de Tanglewood Wealth Management en Houston, dijo que el respiro vivido el viernes en los mercados no será duradero.

"Nada va en línea recta, ni siquiera los mercados cuando caen", dijo.

Según Merrill, la bolsa había moderado sus fluctuaciones luego que los inversionistas adquirieron títulos que les parecieron baratos tras el desplome en la semana. Pero los problemas que han pesado en los mercados durante meses no dan muestras de resolverse.

Los precios de las materias primas, desde el frijol de soya hasta los metales, cayeron el viernes. El oro perdió 5,9%, el cobre 6% y la plata 17,7%. También las empresas productoras del ramo bajaron. Range Resources Corp. cayó 11%, a 58,53 dólares, y Newmont Mining Corp. descendió 3,6%, a 62,86.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro subieron ligeramente respecto de su mínimo histórico, alcanzado el jueves, luego que la jornada más tranquila en el mercado bursátil redujo el apetito de los inversionistas por instrumentos de menor riesgo. El rendimiento del certificado del Tesoro a 10 años subió a 1,8%, respecto del 1,73% observado al cierre del jueves.

La demanda de los bonos deriva en un aumento en sus precios y en un descenso en sus rendimientos.

Casi dos acciones subieron por cada título que bajó en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen de operaciones se ubicó ligeramente arriba del promedio, en 5.100 millones de títulos.

En otros mercados internacionales, el CAC-40 francés avanzó 1%, a 2.810,11, mientras que el DAX alemán avanzó 0,6%, a 5.196,56. El FTSE 100, que agrupa las principales aciones en Gran Bretaña, terminó con un avance de 0,5%, a 5.066,81 unidades.

El mercado japonés permaneció cerrado por un feriado.

En la Bolsa Mercantil de Nueva York, el petróleo de referencia perdió 66 centavos, para cerrar en 79,85 dólares, un día después de hundirse más de 6%. El Brent del Mar del Norte, utilizado como referente para la cotización de muchos tipos de petróleo producidos en el extranjero, bajó 1,52 dólar, para cerrar en 103,97 por barril.