Tiene uno de los cuerpos más tonificados en la escena juvenil de Hollywood y se tuvo que someter a tres meses de arduo entrenamiento de box para protagonizar su nueva cinta. Pero el astro de la saga "Crepúsculo", Taylor Lautner, asegura que el mayor reto del filme de acción "Sin escape" ("Abduction") fue más bien uno emocional.

"Siempre me ha gustado asumir desafíos y sabía que esta cinta sería extremadamente retadora para mí, tanto física como emocionalmente", dijo Lautner en una reciente visita a México para promocionar el filme, que se estrenó el viernes en Estados Unidos y llega la próxima semana en México.

"El mayor reto fue poder entender las emociones a las que Nathan se enfrenta a lo largo de su viaje", añadió sobre su personaje.

En "Sin escape" Lautner encarna a un chico que se ve envuelto en una conspiración luego de encontrar su foto en un sitio web de personas desaparecidas y enterarse que no vive con sus verdaderos padres.

"Mientras rodábamos la cinta me tomaba el tiempo de retroceder y pensar qué haría yo si estuviera en la situación de Nathan, si descubriera que mi vida es una mentira", relató.

El actor de 19 años escogió el papel debido a lo fascinante y realista de la historia, que estaría inspirada en un artículo de un diario que abordaba la historia de un chico que encontraba su foto en una página de internet.

"Una vez que recibí el guión no podía dejar de saltar las páginas", dijo. "La razón por la que me gustó tanto esta cinta es porque que es realista".

Dirigida por John Singleton, la cinta cuenta también con las actuaciones de Sigourney Weaver, Alfred Molina y Jason Isaacs, quienes jamás le intimidaron durante el rodaje.

"Nunca sentí presión, yo estaba muy emocionado a medida que me enteraba, durante el desarrollo de la cinta: '¡Contamos con Sigourney!' '¡Tenemos a Alfred!' (...) Se ponía mejor y mejor", relató.

Afamado por su personaje del licántropo Jacob Black en "Crepúsculo", Lautner ve este nuevo thriller como la oportunidad de iniciar una nueva etapa profesional, que anhela sea tan prolífica como la de Tom Cruise.

"Daría lo que fuera por tener al menos un 10% de la carrera que él tiene", señaló. "Mi sueño como actor es tener la posibilidad de retarme a mí mismo con una variedad de personajes y géneros".

Para inmiscuirse en el género de acción, Lautner se sometió a clases de boxeo durante tres meses para dar mayor realismo al personaje, que no es el típico héroe de acción, pues "cuando Nathan está en el tren y golpea a otro tipo en la cara, eso duele y ves en el momento que duele. No está golpeando a un sujeto 50 veces sin sentir nada".

El ídolo, que comparte créditos con Lily Collins, hija del cantante Phil Collins, señaló que hizo "la mayoría de las escenas de acción" e incluso improvisó, pues propuso una de las más vistosas, en la que se desliza por una larga estructura de cristales.

Aunque se ha vuelto un asediado ídolo adolescente y se le ha vinculado sentimentalmente con las cantantes Selena Gómez y Taylor Swift, el joven actor estadounidense aseguró que se identifica con la parte "normal" de su personaje.

"Me puedo identificar mejor con la etapa más temprana de Nathan en la cinta, cuando está de fiesta con sus amigos, está enamorado de su vecina, pelea con sus padres. Todas esas cosas".