La colombiana Confederación General del Trabajo (CGT) denunció hoy las presuntas amenazas de la guerrilla de las FARC contra dos dirigentes sindicales, para los que el gremio sindical pidió protección de parte del Gobierno del país andino.

Según la organización sindical, los amenazados son el presidente de la Federación Nuevo Liderazgo Campesino, Nicolás Hernández Cabrera, quien a la vez es el Secretario de Asuntos Agrarios de la CGT.

Un comunicado de prensa precisa que el otro sindicalista amenazado es Jaime Cortez, secretario de la CGT, y detalla que las amenazas provienen de las autodenominadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Según el comunicado, a los sindicalistas les han dejado varios sufragios en sus casas y en las mismas instalaciones de la CGT -ubicadas en Bogotá- y precisa que los mismos han sido enviados a través de empresas de correos.

"La CGT rechaza este tipo de hechos y hace un llamado vehemente a las autoridades competentes para que se proteja de forma efectiva la vida e integridad física de los compañeros, rodeándolos de las garantías necesarias para que continúen ejerciendo su actividad sindical", dice el documento.

En su misiva, la CGT solicita que se adelanten investigaciones a fin de esclarecer los hechos.