Las fuerzas armadas "están acuarteladas para actuar y terminar con estos criminales del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP)", anunció el viernes Federico Franco, presidente en ejercicio en ausencia del mandatario Fernando Lugo.

El jefe de Estado se encuentra ingresado en un hospital de Brasil hasta el domingo venidero para un tratamiento contra el cáncer linfático que padece desde hace un año.

Franco se reunió la madrugada del viernes con los altos mandos del ejército, fuerza aérea y la armada para coordinar las acciones en el norte del país donde opera el EPP.

El miércoles último la agrupación guerrillera atentó contra un puesto policial matando a dos agentes en la comunidad Capitán Giménez del departamento de Concepción, a 440 kilómetros al norte de Asunción.

Las estadísticas policiales indican que desde 2005 el EPP atacó y destruyó en los departamentos de Concepción y San Pedro cinco puestos policiales y militares matando a siete policías, hurtando sus armas.

"Las fuerzas armadas están acuarteladas para actuar y terminar con estos criminales y así devolverle a la ciudadanía la tranquilidad y la seguridad", dijo el vicepresidente Franco en reunión de prensa.

Horacio Galeano, ex ministro de Educación y asesor militar de Franco, explicó que "el gobierno está decidido a terminar con este flagelo del EPP pero lo hará con inteligencia y logística. No puedo dar más detalles porque se espera actuar con el factor sorpresa".

El general retirado Carlos Liseras, otro asesor de Franco, añadió en conferencia de prensa que "no hace falta, necesariamente, decretar un estado de excepción por 60 días pero si así fuera es una tarea del Congreso".

"Aun sin el estado de sitio las fuerzas armadas pueden cooperar en la lucha contra el EPP", añadió.

Precisamente, un grupo de diputados opositores presentó el viernes un proyecto de ley para declarar el estado de sitio por dos meses.

Carlos Soler del partido Patria Querida, Víctor Yambay de la Unión Nacional de Ciudadanos Eticos (Unace) y Oscar Tuma del Partido Colorado entregaron el proyecto a ser considerado el martes en la sesión ordinaria de la cámara.

Soler explicó a los periodistas que se necesita "una herramienta constitucional que es el estado de excepción en el cual el Poder Ejecutivo podrá disponer de recursos humanos, financieros y equipamiento para dar una respuesta a la inseguridad en la zona norte del país".

Entre marzo y junio de 2010 rigió el estado de excepción en cinco departamentos del norte pero no fue detenido ni abatido ningún miembro del EPP.

La fiscal Lilian Ruiz del departamento de San Pedro ratificó el viernes haber recibido información, filtrada desde adentro de la agrupación guerrillera, que "desde hace tres meses ya no se denomina EPP sino La Sociedad y los líderes son nuevos en reemplazo de los anteriores Osvaldo Villalba, Manuel Cristaldo y Magna Meza".

"Mi informante me dice que La Sociedad es la organización que tomó la iniciativa para nuevos atentados y futuros secuestros extorsivos; Villalba, Cristaldo y Meza quedaron relegados en un campamento en algún lugar de la selva", aseguró.