Los cinco marinos de la Armada uruguaya acusados de violar a un joven haitiano mientras se encontraban destinados en la Misión para la Estabilización de Haití de Naciones Unidas (Minustah) comparecieron hoy por primera vez ante la Justicia civil uruguaya para ser interrogados.

Los militares fueron llevados ante el juez de lo penal Alejandro Guido para prestar su declaración sobre los hechos desde los centros donde se encuentran recluidos después de que la Justicia militar decidiera procesarlos el pasado martes por los delitos de desobediencia, omisiones al servicio y desafuero a la vigilancia militar.

Esta toma de declaración es la primera fase de un proceso ante la Justicia civil, única con autoridad para juzgar la responsabilidad de los marinos en la supuesta violación, un trámite que discurrirá en paralelo al que se sigue en la Justicia castrense por los delitos exclusivamente militares aparentemente cometidos por los uniformados.

Tras la declaración de los marinos se espera que la fiscalía pida tomar testimonio a la víctima de los supuestos abusos para poder seguir con la causa abierta en su contra.

La idea sería contactar con el joven a través de una teleconferencia o bien que el tribunal se presente en Haití para hablar con él directamente.

Según fuentes judiciales, sin la declaración de la víctima es probable que el caso se archive por falta de pruebas.

Según señaló al portal Montevideo.com Teresa Beltrán, defensora de los acusados ante los tribunales militares, el objetivo primario para ella es "pedir la libertad provisional" de los acusados.

Beltrán apuntó que los cinco acusados "no están bien" en el plano anímico y que para ellos es muy duro "sentirse en el ojo de la tormenta".

"Sus familias están pasando un muy mal momento. Están todos con una actitud humana de alguien que ha hecho algo con una intención no totalmente dolosa e intencional y no se sienten bien. Realmente están abatidos", dijo.

Los abusos de los que se acusa a los marinos sucedieron a finales de julio en la localidad de Port Salut (sur de Haití) y fueron difundidos por Internet en un vídeo grabado con teléfono celular.

Las imágenes muestran a cuatro de los cinco involucrados (el quinto es que las tomó) burlándose de un joven al que mantienen tumbado boca abajo, mientras uno de ellos se coloca detrás de él con el torso desnudo.

Un informe de la ONG Red Nacional de Defensa de Derechos Humanos (RNDDH) de Haití denunció que la víctima fue sodomizada dos veces.

La agresión motivó la condena del presidente haitiano, Michel Martelly, y las disculpas públicas de su homólogo de Uruguay, José Mujica.

La Minustah propuso el viernes al Consejo de Seguridad de la ONU reducir en unos 2.750 los casi 12.000 efectivos del contingente desplazado al país caribeño.

Brasil, con 1.280 militares, y Uruguay, con 1.136, son los países con mayor participación.