La última vez que Cruz Azul le ganó como local a Chivas, el ecuatoriano Alex Aguinaga todavía jugaba en México con la Máquina, Ramón Ramírez se mantenía activo con el Guadalajara, Francisco Palencia vestía de rojiblanco y Javier Aquino, tal vez el mejor jugador joven con el que cuenta ahora el equipo celeste, sólo tenía 13 años de edad.

Fue el 18 de octubre de 2003, cuando un lejano disparo del argentino Marcelo Delgado superó al portero Oswaldo Sánchez en los minutos finales para que Cruz Azul triunfara por 2-1 en un partido de la cabalística jornada 13 al que estos dos grandes clubes del fútbol mexicano llegaban empatados en un inusual 15to lugar de la tabla general.

El sábado, en el partido más atractivo de la décima jornada del torneo Apertura 2011, el equipo cementero intentará volver a saborear una victoria en el estadio Azul contra Chivas, que con seis empates y dos victorias desde aquel mencionado partido, se siente como en casa cada vez que juegan en el vetusto inmueble de la Ciudad de México.

Y de nuevo, ambos llegan al partido con la misma cantidad de puntos, sólo que ahora compartiendo el liderato general de la competencia junto con los sorprendentes Jaguares de Chiapas, todos con 17 unidades de 27 disputadas.

De aquel Cruz Azul vencedor por última vez sobre el "Rebaño" tapatío en 2003 ya no queda ningún jugador en el plantel, pero sí el director técnico Enrique Meza, entonces en una de sus anteriores gestiones al frente de la Máquina. Cinco entrenadores más pasaron por la banca cruzazulina desde entonces sin conseguir una victoria sobre el Guadalajara en el estadio Azul, y ahora, buscan cambiar su suerte nuevamente con Meza en la banca.

Hace casi un año, Cruz Azul pudo al fin vencer a otro de sus grandes rivales, el América, al que no había podido someter también desde 2003.

"Tienen una buena dinámica, tienen muchos jóvenes talentosos, se defienden muy bien y permanentemente atacan", dijo Meza a media semana al tratar de explicar ante los reporteros por qué Chivas es un rival tan complicado. "Tiene un alto grado de dificultad. Lo vamos a enfrentar con mucho respeto porque es un gran rival".

El Guadalajara llega algo herido al compromiso tras sufrir un inesperado descalabro de 4-1 en su propio estadio contra el modesto Puebla. Pero como equipo visitante, el plantel dirigido por José Luis Real es uno de los mejores, con 10 puntos en cinco encuentros.

Cruz Azul, que viene de derrotar al Monterrey en calidad de visitante (2-1), ganó sus primeros tres partidos por la mínima diferencia, hasta que Morelia le hizo la travesura (1-0) con un gol en los descuentos hace dos fines de semana. Antes de eso, la Máquina no perdía en casa desde la jornada 13 del Clausura 2011, cuando también fue el equipo michoacano el que lo derrotó (3-2) con otro gol en tiempo añadido.

"Cruz Azul es un rival al que siempre da gusto enfrentar y más en este caso que estamos peleando el primer lugar", comentó el volante tapatío Marco Fabián de la Mora poco antes de que el club más laureado del fútbol mexicano emprendiera el viaje a la Ciudad de México.

Una mala noticia para el técnico Meza es que el goleador argentino Emanuel Villa, líder del equipo con tres tantos y que ha sido efectivo contra el Guadalajara al anotarle en tres de los pasados cuatro enfrentamientos, no ha podido recuperarse de una lesión muscular y su participación para el sábado está en peligro. En caso de que Villa no pueda alinear, su lugar en el once inicial podría ser ocupado por César Villaluz, como pasó la semana anterior en Monterrey.

Chivas, en cambio, espera la reaparición del lateral Miguel Angel Ponce, marginado desde que sufrió un fuerte golpe en la cabeza en un partido de preparación de la selección mexicana sub22 a principios de mes en Chile.

Otro que podría ver acción de inicio con el Guadalajara es el delantero Carlos Fierro, miembro del equipo mexicano que ganó el campeonato mundial sub17. Fierro, con 42 minutos jugados hasta ahora en la primera división y aún sin estrenarse con un gol, estuvo practicando durante la semana por delante de Erick Torres, otra de las grandes promesas del fútbol azteca.

Pero ningún tema ha sido más comentado esta semana alrededor de Chivas que la separación de José Pablo Tostado, otro de los campeones mundiales sub17 y que fue dado de baja por no asistir a las clases que se imparten dentro del club como parte de la formación de los canteranos. El defensor rápidamente encontró acomodo en Tigres.