La empresa maderera estadounidense Weyerhaeuser, instalada en Uruguay desde 1996, anunció el viernes que cerrará temporalmente sus actividades en Uruguay por la pérdida de mercados y enviará a seguro de desempleo a unos 300 operarios por dos meses.

"La situación crítica que exhiben los mercados determinó que la empresa debiera suspender meses atrás inversiones (plantación y manejo de montes). Pero el agravamiento de la condiciones hizo que ahora Weyerhaeuser se vea en la obligación de paralizar temporalmente el ingreso y procesamiento de madera en su planta de Tacuarembó, donde produce tableros contrachapados (plywood)", informó el viernes la compañía en un comunicado.

El director ejecutivo para América Latina de Weyerhaeuser, Alvaro Molinari, indicó que la empresa "viene enfrentando una situación difícil desde hace tiempo y la competitividad ha quedado muy afectada".

En la revista Agenda Forestal 2011 se informó que Weyerhaeuser en 2010 produjo, entre otras cosas, 110.000 metros cúbicos de tableros contrachapados y proyectaban para este año producir y comercializar unos 210.000 metros cúbicos de ese producto.

En una nota escrita por Molinari, aseveró que "estamos frente a una situación de mercado muy difícil, demanda a la baja y señales muy débiles y lentas de recuperación. La construcción de casas nuevas en Estados Unidos está en un nivel históricamente bajo, lo que deprime la demanda y también el precio mundial por los productos de madera sólida".

En la víspera también la automotriz EFFA anunció la suspensión de su actividad industrial y el cese de 400 trabajadores en su planta del departamento de San José debido al gravamen del 30% que dispuso aplicar Brasil a la importación de automóviles.

En relación a esta situación, la presidencia informó que el ministro de Relaciones Exteriores, Luis Almagro, se reunió el jueves en Nueva York con su par de Brasil, Antonio Patriota, buscando soluciones y oficialmente señaló que "fue muy receptivo y aseguró estudiar alternativas que exoneren a Uruguay de estas medidas".

La presidencia explicó que "será necesario esperar a las respuestas que pueda brindar el gobierno de Brasil en la semana próxima, pero destacó la importancia de este primer contacto que posibilitará dinamizar una negociación que posee componentes técnicos pero también un complemento político en lo referente al Mercosur y a la Organización Mundial del Comercio, los que son importantes valorar".

Uruguay está presidiendo hasta diciembre el Mercosur y el mandatario José Mujica en la cumbre de mediados de ese mes traspasará la presidencia a Cristina Fernández, de Argentina, país con el cual también existen problemas comerciales por medidas proteccionistas aplicadas a las importaciones en defensa de su industria.

El Mercosur creado en marzo de 1991 para incrementar el libre comercio, formado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay y asociado en Acuerdos de Complementación con Bolivia y Chile, ingresó ahora en renovadas dificultades comerciales en medio de una crisis internacional.

Brasil es el principal socio comercial de Uruguay con compras por más de 1.000 millones de dólares al año.

"En parte las medidas proteccionistas de nuestros vecinos mayores son actos reflejos, directa o indirectamente, por la situación internacional. No obstante, la no diferenciación de las políticas para los socios menores tiende a desvirtuar en los hechos el papel de la integración", dijo Mujica según informó la secretaría de Comunicación de la presidencia.

Mujica señaló que "de esa forma se crea evidencia a favor de quienes piensan que lo mejor es que continuemos atomizados. Es pues, no sólo injusto, sino también un error político porque da una señal en contra de la integración".

El mandatario advirtió que si fracasa la vía diplomática para superar estas diferencias con sus socios, "buscará el encuentro de los presidentes. Si las medidas se mantienen afectando nuestro comercio, nos queda el replanteo de medidas defensivas dentro del Mercosur en todos los órdenes posibles".