El ministro brasileño de Finanzas, Guido Mantega, reconoció hoy que "en tiempos de crisis aumenta la tentación del proteccionismo", pero aseguró que "hay que combatirla" para no agravar los problemas.

Mantega participó en la rueda de prensa celebrada en Washington al final de una reunión del grupo de países emergentes BRICS (Brasil, Rusia, Italia, China y Sudáfrica), en la que los cinco se comprometieron, entre otras medidas contra la crisis, a "intensificar el comercio y los flujos de inversión" entre ellos.

Preguntado por la reciente decisión del Gobierno brasileño de aumentar el impuesto de productos industriales (IPI) sobre los vehículos, el ministro negó que se tratara de una medida con propósitos proteccionistas.

"Se trata de favorecer la inversión en tecnología, y está abierta a todos los países y a todas las empresas", afirmó Mantega.

El Gobierno brasileño incrementó hace una semana en 30 puntos porcentuales el IPI aplicado a los vehículos, pero al mismo tiempo introdujo un amplio abanico de exenciones para los fabricantes que cumplieran toda una serie de requisitos locales.

Según destacaron los medios, la medida podría traducirse en un incremento de los precios de los vehículos importados de entre el 25 y el 28 %.

Las importaciones han aumentado significativamente en Brasil como resultado de la revaluación del real en estos tres últimos años.

Por la mañana, el presidente del Banco Mundial (BM), el estadounidense Robert Zoellick, había reivindicado en su discurso la idea de un nuevo sistema multipolar en el que los países emergentes, tanto en Asia como en Latinoamérica, evitaran las "tentaciones proteccionistas" que pueden aparecer fruto del descenso de la demanda internacional.

"No tomen decisiones estúpidas, no dejen que el mundo caiga en el proteccionismo", dijo Zoellick, sin señalar a ningún país en concreto.