Joan Laporta criticó el acuerdo para colocar el nombre de la Qatar Foundation en las camisetas del Barcelona y dijo que no acudirá el sábado a la asamblea del club en la que se votará sobre un lucrativo contrato de patrocinio con esa organización.

Los socios del Barcelona pueden rechazar un acuerdo por 170 millones de euros (230 millones de dólares) para colocar el nombre de la Qatar Foundation en las camisetas del club por los próximos cinco años. Sería la primera vez en los 112 años de historia del equipo catalán que tiene un patrocinio pagado en su uniforme.

El ex técnico y jugador del Barsa, Johan Cruyff, catalogó el acuerdo como "vulgar", y Laporta se sumó el viernes a las críticas.

"Parecemos la selección de Qatar", señaló el ex presidente del club en una entrevista con la AP. "Y es mentira que hacemos el contrato con Qatar porque falta dinero. Han vendido la camiseta por cuatro chavos (centavos)".

El sucesor de Laporta en la presidencia del Barcelona, Sandro Rosell, dijo que los campeones de Europa y España necesitan el dinero para pagar deudas y mantenerse competitivos.

Sin embargo, Laporta señaló que "son muy mentirosos con (decir) que el Barsa está mal económicamente".

"Es evidente que el club está en su mejor momento deportivo y económicamente. Tiene que explicar el contrato de Qatar. Es muy turbio, muy sospechoso", señaló.

Laporta y Rosell se convirtieron en enemigos desde que el primero abandonó la presidencia. Rosell acusa a Laporta de abusar de las finanzas del club y de dejarle deudas no reportadas, mientras que Laporta alega que su ex asistente lo difama para adjudicarse el crédito por el éxito de un equipo que fue armado bajo su mandato, que duró de 2003 a 2010.

Los ingresos del Barsa aumentaron de 123 millones de euros (166 millones de dólares) al comienzo del mandato de Laporta a una cifra récord de 480 millones de euros (650 millones de dólares) para la temporada 2010-11.

"¿Cómo podías comprar a Cesc (Fábregas) y Alexis (Sánchez) este temporada si no tienes dinero? Las cosas van bien porque se han trabajado bien por siete años", indicó Laporta.

A diferencia de otros clubes de fútbol, el Barsa jamás había vendido patrocinios en su camiseta, e incluso pagaba 1,5 millones de euros (2 millones de dólares) a la UNICEF para utilizar su logotipo, en un acuerdo que firmó Laporta en 2006. El logotipo de UNICEF ahora está en la espalda de la camiseta, debajo del número de los jugadores.