El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ofrecerá una conferencia en EE.UU. que servirá "para dejar al descubierto su pensamiento contradictorio" sobre su respaldo a la libertad de prensa y sus "acciones" en contra de ese derecho, dijo hoy la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

Correa fue invitado a participar mañana en el foro de Líderes del Mundo de la Universidad de Columbia, en Nueva York, y dictará la conferencia "Sociedades vulnerables: medios y democracia en Latinoamérica", según esa organización, con sede en Miami.

El titular de la SIP, Gonzalo Marroquín, envió una carta a ese centro universitario felicitándole "por brindar espacio a las diversas corrientes de pensamiento del mundo, entre ellas la del Presidente de Ecuador".

Contrastó que mientras el alumnado y los académicos tendrán "una magnífica oportunidad para escuchar al presidente Correa y que se propicie un diálogo transparente, franco y enriquecedor", lo mismo "no se ofrece en Ecuador, donde los periodistas y medios de comunicación independientes sufren comúnmente represalias por emitir críticas y opiniones sobre el accionar del Gobierno".

En la misiva, Marroquín, presidente del diario guatemalteco Siglo 21, resaltó la "intolerancia" del Gobierno de Ecuador que esta semana "quedó desenmascarado tras la ratificación de una sentencia judicial amañada",

El fallo condenó a tres periodistas del diario El Universo y un excolumnista a tres años de cárcel y a pagar una indemnización de 40 millones de dólares.

El presidente de la SIP señaló que espera que los alumnos y académicos de la universidad puedan apreciar "el pensamiento contradictorio de quien dice respaldar la libertad de prensa y de expresión, con acciones concretas totalmente opuestas a esas libertades".

"Hemos venido observado un grave deterioro de la libertad de prensa en general y un acoso especial contra quienes disienten de la 'verdad oficial'" en Ecuador, advirtió.

El presidente Correa, agregó, nunca admitió el "retroceso en materia de la libertad de expresión en su país y, por el contrario, justifica sus acciones acusando a los medios de comunicación y periodistas de ser corruptos, anti-democráticos y golpistas".

"Las evidencias son palpables. Desde que Correa asumió la Presidencia su Gobierno está cada vez más lejos de cumplir con preceptos sobre libertad de prensa, expresión y sobre el derecho del público a la información, expresados en tratados y convenios internacionales que el Estado ecuatoriano firmó", dijo Marroquín.