Un juez colombiano decidió hoy enviar a la cárcel al suspendido alcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, por corrupción al considerar que cometió "delitos de cuello blanco" y ante su conducta "es evidente un detrimento del erario público".

La decisión la tomó el juez Jorge Polidoro Bernal, quien decidió recluir a Moreno, suspendido del cargo desde el pasado 3 de mayo, tras escuchar las acusaciones de la Fiscalía.

El alto funcionario está acusado de los delitos de interés indebido en la celebración de contratos, peculado por apropiación a favor de terceros y concusión (cobro de comisiones ilegales), dentro del escándalo conocido como el "carrusel de la contratación".

Según el juez, existen pruebas claras que permiten deducir que el alcalde interfirió en la entrega de contratos para un grupo o conglomerado empresarial "ya establecidos por él".

Igualmente, se comprobó que, pese a las serias demoras e irregularidades que presentaban la mayoría de los contratos en obras públicas en Bogotá, "no realizó ninguna acción preventiva para solucionar" las denuncias.

El envío a prisión de Moreno fue anunciado por el juez después de que, tanto la Fiscalía como la defensa del suspendido alcalde, expusieron sus argumentos en audiencias celebradas los pasados lunes y martes.

Tras la decisión judicial, la defensa del imputado apeló la medida.

Para la Fiscalía, Moreno, como alcalde, tenía la responsabilidad de la transparencia de la contratación pública de la ciudad, que quedó sumida en una grave crisis tras el desplome del Grupo Nule, por el manejo irregular de millonarios anticipos.

El conglomerado era propiedad de los hermanos Manuel y Miguel Nule y su primo Guido Nule, y dejó en vilo decenas de obras de infraestructuras en Bogotá y otras ciudades del país.